El tren de los merecimientos ?

Estándar
Los primeros minutos del año 2016 me encuentran brindando en el lobby con el conserje y los dos maleteros del hotel en pleno centro de Hanoi.

Acabo de regresar de los festejos a puras pantallas led gigantes en los diferentes puntos de festejo alrededor del lago Hoan Kien, donde se juntaron miles y miles de personas que, al son de música electrónica cantada en vietnamita y vestidos con un arco iris, van formando un mar de almas que bailan y gozan las luces, los fuegos artificiales, mientras que los más viejos miran absortos, tal vez recordando aquel lejano 1986, cuando empezó la más reciente guerra que está librando el país, el mítico proceso Doi Moi.

 

Este año se cumplen 30 años, me comentan los tres trabajadores, que nacieron en ese proceso poderoso, todos hijos de padres que participaron en la guerra contra la invasión de EE.UU.
Tony, el conserje, con sus 28 años y un inglés veloz, sabe que la satisfacción al cliente hará que su sustentabilidad en el puesto se asegure, por lo menos mientras no haga falta otra habilidad y si hace falta más… su apertura al aprendizaje lo mantendrá actualizado. El ya estuvo trabajando en los emiratos árabes y no escatimaría esfuerzos para volver a viajar por el mundo y protagonizar su salto evolutivo que enorgullece a sus padres.
Me cuenta que en la cultura vietnamita, el prestigio de los padres lo construyen los hijos siendo más importante que un adulto diga “soy padre de” , a que un joven diga “soy hijo de”. Cuando nuestros padres se sienten orgullosos de nuestros logros, hemos realizado un salto de calidad. Bastante diferente a nosotros en occidente.
El Doi Moi supo distinguir específicamente lo que es un cambio a una renovación transformacional.El proceso tiene una comunicación ejemplar hasta las locomotoras hacen propaganda.
El cambio irrumpe con ánimo transformacional pero el foco está puesto en la anulación del pasado y esto en los procesos sociales es nefasto, mientras que la Renovación Transformacional es dinámica, progresiva, inclusiva y tiene un proceso interminable de mejora.
Los Vietnamitas fieles a su sabiduría, comenzaron la renovación (Doi Moi) un año antes que los rusos (Perestroika) y sobre todo aprendieron de los errores garrafales de esta y se aferraron al lema: “Es más barato aprender de los errores ajenos que solo de los propios”.
Observaron como la URSS generaba una terapia de shock ,que generó una desintegración caótica, con inestabilidad y profundo debilitamiento, acompañado a que los dirigentes rusos negaban el pasado revolucionario en su ADN y sucumbieron ante la proliferación de las mafias organizadas.
Aprendieron que las transformaciones son procesos no sucesos. Y que el bien colectivo imperiosamente necesita una congruencia entre los conceptual y lo pragmático, adhiriendo a la renovación permanente, como horizonte de evolución. También miraron a occidente como modelo económico y notaron que la pobreza crece, el deterioro del medio ambiente aumenta, la impunidad y la corrupción son moneda corriente, la inseguridad es lo más seguro y el aplazamiento de la equidad social es notable.
Conversando con los hijos del Doi Moi, se nota que hay un nuevo Vietnam que mira hacia atrás chequeando cómo estábamos antes y deseosos de estar cada vez mejor. Recuerdan la inflación de más de un 700 por ciento en 1996 y ahora no es más del 3%.
Me cuentan mientras se acomodan sus trajes entallados tipo francés, con sus calzados de prominente punta tipo italiana, que el proceso de renovación tuvo 5 líneas:
  1. Renovación del modelo de pensamiento, logrando re-orientar a conceptos de desarrollo de personas, para que logren satisfacer sus deseos personales y colectivos acompañando la tendencia inexorable de que no hay bien colectivo sino hay bien individual y viceversa.v
  2. Renovación de la gestión económica se ha reconocido la existencia de múltiples formas de propiedad y de múltiples componentes económicos; se ha declarado necesario aplicar el modelo de la economía del mercado con la gestión estatal social. se ha abandonado aquella política social idealista que no se basaba en las condiciones económicas reales y se ha exigido combinar orgánicamente el crecimiento económico con la puesta en marcha de la equidad y el progreso social.esc
  3. Reordenamiento del sistema político: se ha hecho énfasis en la necesidad de redefinir el papel dirigente del partido gobernante diferenciándolo del papel del estado; de establecer el nuevo contenido y método de la acción dirigente del partido; de edificar el estado del derecho del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.Siendo en este eje unos de los más urticantes y de alta resistencia.Comunicar la visión en todos los idiomas.Print
  4. Renovación de la política social: Poner el merecimiento del pueblo para una calidad de vida superior y salir de la lógica del sacrificio por sostener lo ideológico fundamentalista.mac
  5. Renovación de la política exterior: Aquí la implementación del internacionalismo adhiriendo a la épica de un país amante de la paz, independencia, solidaridad, amistad, cooperación y desarrollo.

El lema

El pueblo de Vietnam está dispuesto a ser amigo y confiable socio de todos los países que se entreguen a la lucha por la paz, cooperación y desarrollo.

Las conquistas de Vietnam en el tiempo son colosales, como bajar de 700 % a 3% la inflación. Crecen sostenidamente a un promedio del 7 % anual, exportando. La estructura económica nacional ha progresado hacia la industrialización y modernización. Gracias a ello, el porcentaje de la producción agrícola en el PBI se disminuye de 45% en 1986 a 28% en la actualidad, mientras la producción industrial aumenta al ritmo promedio anual de 13,5% . El 92% tiene acceso al uso de la electricidad; 80% al uso del agua potable y su nivel de escolarización alcanzado es sexto grado.

El turismo tuvo un salto significativo con un promedio de dos millones de visitantes extranjeros cada año. Vietnam ha logrado atraer más de 40 mil millones de dólares en inversiones directas extranjeras. Se han notado avances importantes en las ramas del petróleo, confecciones, productos marítimos y electrónicos, así como en las esferas financieras y bancarias.

La creatividad paga dividendo y una de esas ideas es “accionalizar” las empresas del Estado, un desafío paradigmático, lograr que los trabajadores inviertan en sus empresas para sentirlas suyas y expandir productividad.

Como decía Ho Chi Minh: “el pueblo vietnamita tiene el derecho a no rendirse jamás”. Vietnam muestra al mundo que renovar no es negar lo hecho con anterioridad, sino continuar haciéndolo mejor permanentemente y saber que no importa si el gato es negro o si el gato es blanco, lo que importa es que cace ratones.
El cambio genera merecimiento o el merecimiento genera cambios?

PODER Y JERARQUÍA

Estándar

PODER Y JERARQUÍA: El reino de los Débiles

Si los ríos y los mares son superiores a los arroyos,

es porque saben mantenerse siempre por debajo de éstos. Por eso reinan sobre todos ellos.

Lao Tse

Históricamente, los individuos que dirigían las corporaciones eran percibidos y tratados como reyes, acompañados diariamente por sus

súbditos profesionales.

Ejércitos de traje gris que obedecían órdenes sin cuestionarlas por el bien de su estabilidad laboral y la velocidad de su desarrollo de carrera. ¿Su

motivación?

Una pensión de vejez que diese a los días de jubilación un verdadero motivo de júbilo.

En el mundo corporativo, un fenómeno tiene preocupados a los jefes, gerentes y

supervisores. Se trata del cambio que sea ha presentado en la relación tradicional jefe-

subordinado; supervisor-

supervisado, patrono-empleado. Este cambio se manifiesta en una redefinición del Poder

y la Jerarquía en el mundo de las

organizaciones. Para aclarar a que nos referimos bien vale hacer una breve reseña histórica.

PODER Y JERARQUÍA: El reino de los Débiles

Históricamente, los individuos que dirigían las corporaciones eran percibidos y tratados como reyes, acompañados diariamente por sus súbditos profesionales. Ejércitos de traje gris que obedecían órdenes sin cuestionarlas por el bien de su estabilidad laboral y la velocidad de su desarrollo de carrera. ¿Su motivación? Una pensión de vejez que diese a los días de jubilación un verdadero motivo de júbilo; gracias a una existencia tranquila y con seguridad financiera. La recompensa final. En nuestros días esto cambió radicalmente. Los trabajadores de hoy son sofisticados, preparados académicamente, actualizados, manejan tecnología de punta, altamente exigentes y

críticos. No están dispuestos a aguantar órdenes sin cuestionarlas. Quieren

ser escuchados, valorados y reconocidos. No toleran el trato que da un capataz a sus obreros que ya ni siquiera los obreros modernos soportan sin quejas. Por eso requieren ser motivados y no mandados.Buscan liderazgo, no jefatura. Ellos se sienten capaces de dirigirse a sí mismos. Han crecido. ¿Se ha desarrollado el personal directivo a la par del desarrollo del personal a cargo? No necesariamente. La verdad es que en la mayoría de las empresas sigue privando el modelo jefe-subordinado. ¿Por qué si se

han aplanado las organizaciones se sigue tratando a la gente como si fueran empleados artesanales? Porque en la mente de los que dirigen las empresas sigue existiendo una imagen psicológica, una mitología corporativa: La pirámide como modelo de estructura organizacional. Como arriba y controlados abajo.

¿Pero cómo es eso posible si nosotros aplanamos las organizaciones y las convertimos en matriciales? ¿si nosotros cambiamos el organigrama no cambiamos la estructura de organización?

Cambiar lo externo no lleva inmediatamente a un cambio en la mente  de los  que comandan la organización.

La pirámide desapareció de las organizaciones pero persiste en las mentes.

¿Por qué? Por una razón sencilla: economía mental.

Los hábitos de pensamiento al igual que cualquier tipo de hábito son conductas repetitivas, inconscientes, seguidas de consecuencias positivas o placenteras que nos permite ahorrar energía mental y no tener que tomar decisiones. Por ejemplo, despiertas en la mañana y te cepillas los dientes.

¿Perfección o Excelencia?

Estándar

LA PERFECCION NO IGUALA EL IDEAL

A primera vista, la perfección podría verse como una tarea ejecutada sin defectos. Pero, aún así, esforzarse por la perfección, podría tener efectos colaterales…Cuando uno se enfoca en lograr la perfección, hay una tendencia a ser demasiado crítico de sí mismo o de otros; a generar estrés y a neutralizar la efectividad que afecta a la productividad. La moral se hunde y la depresión se hace presente ya que, tanto el individuo como sus colegas sienten que sus esfuerzos nunca son lo bastante buenos.

Un enfoque más saludable y más productivo es el de la excelencia. Buscar metas más

altas, para sí mismo o para el grupo. Las diferencias entre estos dos conceptos, podrían parecer sutiles al principio, pero los resultados son muy diferentes.

¿Perfección o Excelencia?

CONSIDERE EL ENFOQUE DE UNA PERSONA CENTRADA EN LA PERFECION:

Critica

Apurada y siempre sin tiempo

Incapaz de ver desde una perspectiva más amplia. De “tomar distancia” Estresada

Desconfiada

Rara vez, o nunca, tiene un verdadero sentido de logro y de recompensa personal.

EN CONTRASTE, LA PERSONA QUE SE CENTRA EN LA EXCELENCIA TIENE UN ENFOQUE DE:

Crecimiento y aprendizaje continuo.

Satisfacción por un trabajo bien hecho y clientes satisfechos. Menor estrés gracias a tener sus expectativas más claras.

   Un sentido de logro m   ás fuerte. 

¿Perfección o Excelencia?

LA TRANSICION DEL PERFECCIONISMO HACIA LA EXCELENCIA

Verifique la realidad: Cuando usted se ha vuelto frenético por una meta que tiene que alcanzar, deténgase y pregúntese: ¿Qué es lo que realmente está en juego? ¿Es el nivel de frustración igual al problema? Si continua estresado, pídale a un colega en quien confía que evalúe la situación con usted. A veces, hablar colabora a poner en perspectiva el problema. Luego pase a la acción, para que sus preocupaciones sean reemplazadas por sus logros.

Clarifique expectativas: Si usted sabe lo que se espera de usted, puede observar mejor su progreso y puede marcar los “límites de perfección” cuando sean necesarios, los cuales señalaran en donde detener su búsqueda por una perfección “inalcanzable” y le permitirán seguir adelante con el proyecto. Los limites pueden ser tan simples como

el tema para un artículo: una vez que su investigación para el articulo es hecha, usted se da una hora para presentar a un colega un boceto del proyecto.

Identifique los “detonantes perfeccionistas”: Reconozca los factores que llevan, o contribuyen, a sus conductas y pensamientos perfeccionistas. Lleve un diario, por ejemplo. Con esta información puede prepararse contra el perfeccionismo y emplear técnicas que cambien su enfoque hacia la excelencia.

Utilice un mentor: La perspectiva externa de alguien entrenado y genuinamente interesado en ayudar a otros, puede ser un valioso aporte a su trabajo (más individual o introspectivo). Pida referencias o tenga en cuenta la posibilidad de hablarlo con un mentor.

       Delegue: Muchos perfeccionistas están obsesionados por el pensamiento de que solo ellos pueden hacer, manejar o arreglar algo. Controlan cada proyecto y finalmente, como un cableado eléctrico sobrecargado, explotan. Permita que otros realicen tareas y asuman responsabilidades que aumentaran el nivel de habilidades del grupo (no solo suyo) y mejoraran las posibilidades de que el grupo alcance la excelencia más a menudo.

¿Perfección o Excelencia?

Identifique que es más importante: En lugar de apuntar a la más completa perfección, haga la siguiente pregunta (a sí mismo y a los miembros de su grupo):

¿Qué es lo más importante de este proyecto? La pregunta puede adaptarse a casi cualquier escenario. Por ejemplo: “¿Qué es lo más importante de esta reunión? ¿La interacción?”

Comenzar con una especie de dialogo que fluya libremente e ir estrechando luego

hacia puntos clave, permite que todos midan su actuación y sus resultados utilizando la misma vara, al contrario de las personas que, dentro del mismo grupo, usan diferentes normas y definiciones (es perfecto, es excelente, es adecuado, es lo bastante bueno, apenas alcanza, etc…) para guiarlos hacia los resultados finales.

Aprendizaje Transformacional.

Estándar

¿Por qué me impones lo que sabes si quiero yo aprender lo desconocido y ser fuente en mi propio descubrimiento?

El mundo de tu verdad es mi tragedia; tu sabiduría, mi negación; tú conquista, mi ausencia; tu hacer, mi destrucción.

No es la bomba lo que me mata; el fusil hiere, mutila y acaba, el gas envenena, aniquila y suprime, pero la verdad seca mi boca, apaga mi pensamiento y niega mi poesía, me hace antes de ser. No quiero la verdad, dame lo desconocido.

Déjame negarte al hacer mi mundo para que yo pueda también ser mi propia negación y a mi vez ser negado.

¿Cómo estar en lo nuevo sin abandonar lo presente?

No me instruyas, déjame vivir viendo junto a mi; que mi riqueza comience donde tu

acabas, que tu muerte sea mi nacimiento.

Me dices que lo desconocido no se puede enseñar, yo digo que tampoco se enseña lo conocido y que cada hombre hace el mundo al vivir.       

Aprendizaje

Dime, que yo tejeré sobre tu historia, muéstrame para que yo pueda pararme sobre tus hombros.

Revélate para que desde ti pueda yo ser y hacer lo distinto; yo tomare de ti lo superfluo, no la verdad que mata y congela, yo tomare tu ignorancia para construir mi inocencia.

¿No te das cuenta de que has querido combatir la guerra con la paz, y la paz es la

afirmación de la guerra? ¿No te das cuenta de que has querido combatir la injusticia

con la justicia, y que la justicia es la afirmación de la miseria? ¿No te das cuenta de que has querido combatir la ignorancia con la instrucción y que la instrucción es la

afirmación de la ignorancia porque destruye la creatividad?

Tu conocimiento nos muestra el mundo o lo niega, porque es la historia de tus actos, o lo negara porque despertando tu imaginación te llevara a cambiarlo.

Deja que lo nuevo sea lo nuevo y que el transito sea la negación del presente; deja que

lo conocido sea mi liberación, no mi esclavitud.

No es poco lo que te pido. Tú has creído que todo ser humano puede pensar, que todo ser humano puede sentir. Tú has creído que todo ser humano puede amar y crear. Comprendo pues tu temor cuando te pido que vivas de acuerdo a tu sabiduría y que tú

respetes tus creencias; ya no podrás predecir la conducta de tu vecino, tendrás que mirarlo; ya no sabrás lo que él te dice escuchándote, tendrás que dejar poesía en sus palabras.

El error será nuevamente posible en el despertar de la creatividad, y el otro tendrá presencia. Tu, yo y el tendremos que hacer el mundo. La verdad perderá su imperio para que el ser humano tenga el suyo. No me instruyas, vive junto a mi; tu fracaso es que yo sea idéntico a ti.

Gracias Humberto Maturana