La resurrección del arroz.

Estándar
La humedad de un día agitado, hasta el agobio, me lleva a descansar en la reposera de bambú, del balcón en mi cuarto. Desde allí, mis ojos cansados se resisten a creer lo que el paisaje me devuelve: un campo de arrozales desde donde las tumbas emergen.
Y salgo a encontrarme con ese símbolo vietnamita, las tumbas en los arrozales.
tumbas-en-arrozales
Y en ese instante entiendo el emocionante poema de Pan Que Mai:
“Mis manos elevan a lo alto un tazón de arroz,
granos cosechados en el campo donde enterraron a mi abuela
Cada grano de arroz sabe dulce como la canción de cuna de la abuela que nunca conocí.
 Imagino su rostro suave mientras la extendían bajo tierra,
sus ropas raídas, su piel pegada a los huesos;
en la gran hambruna de 1945,
mi pueblo tenía hambre de tumbas para enterrar a todos sus muertos.
Nadie podía encontrar la tumba de mi abuela,
entonces a mi padre el arroz le supo amargo durante sesenta y cinco años.
Después de sesenta y cinco años,
nos paramos mi padre y yo frente a la tumba de mi abuela.
Escuché a mi padre llamar ‘Mamá’ por vez primera;
temblaba el arrozal a sus espaldas”.
Los vietnamitas y el arroz tienen un matrimonio eterno repleto de historias, logros, pero casi nunca fracasos. En el majestuoso delta del Mekong, que ocupa la superficie de Suiza se cosecha el 50 por ciento de la producción y en esa zona de gelatinosa apariencia, repleta de ríos marrones, en cada espacio, las arroceras prácticamente nadando en los sembradíos, con una mano escarban la tierra y con la otra, apretando el tallo, insertan la planta en la tierra ahogada.
Ellos saben por experiencia propia que el oro blanco es clave para erradicar el hambre en el mundo. Y dicen con su pragmatismo meridiano: “En tiempos normales los sabios son los protagonistas y los granjeros después en tiempos de hambruna los agricultores primero y los sabios después”.
El país fue mutando el formato de propiedad de la tierra, desde el histórico modelo de propiedad compartidas con el estado y  la comunidad local a un sinnúmero de formatos, que aseguren desmantelar el hambre y exportar, ya se convirtieron en el segundo exportador mundial.
Solo en sus vecinos zonales hay más de 500 millones de seres que ganan menos de un dólar diario y el arroz es su nutriente principal. Y aunque esté bajando el consumo per cápita, el aumento de la población del planeta les asegura mercado.
Dentro de los desafíos se encuentra el encontrar el equilibrio entre satisfacer el consumo interno, como primera medida, para recién luego exportar. Vietnam se da el lujo de hacer tres cosechas anuales: en la época lluviosa del monzón, en la temporada verano-otoño e invierno-primavera.
Por estos lugares el regateo y la política agresiva de precios bajos también se representa en su estrategia de comercio. Allí los comerciantes son formadores de precios, lo que hace tiritar a los demás jugadores del rubro.
Como en la dieta vietnamita el arroz ocupa un lugar preponderante y hay un cuidadoso equilibrio entre lo que exporta y consume. Se busca que la variación de precios no impacte en demasía para lograr controlar la inflación. Todo se desarrolla en espacios de altas discusiones en los planificadores estratégicos del país.
La tierra no está hecha a la medida del capitalismo salvaje / voraz y se lucha permanentemente alertas acerca de la tentación de la depredación.
Navegar en las canoas por los riachos del Mekong bajo el sol y la humedad es un espectáculo sacado de cualquier película, meter el remo suavemente para no quedar encallado es fundamental, entrenar la paciencia asiática y transpirar solo de estar quieto te invita a ensayar un chapuzón, pero los arrozales son primero y cualquier sacrificio es bienvenido en pos de asegurar la alimentación. Escuchar el susurro del viento pasando por los arrozales, acariciando el agua con los conciertos de sapos, hace de las noches húmedas un trance hipnótico memorable.
Lo que no genera ningún esfuerzo es comer desde el desayuno hasta la cena la famosa sopa Pho, el manjar vietnamita omnipresente en cualquier lugar y que por supuesto tiene como ingredientes principales a los fideos de arroz que se comen con un palito juntamente con una cuchara. Parecería que oriente y occidente danzarían en las manos de los comensales ávidos de su querida Pho, a la que acompañan con sonidos guturales de placer asiático.
No se puede pasar por alto el capítulo de los más de 50 millones de litros que roció Estados Unidos del poderoso defoliante Agente Naranja preparado entre otros por Monsanto Corporation, que aparte de matar más de medio millón de seres, dejó mutilados a muchos más y dejó inservibles por años aproximadamente tres millones de hectáreas. Todavía se puede ver en terrenos la llamada “hierba americana”, lo único que crecía donde Atila roció. El objetivo no era solo eliminar camuflaje de los vietcong sino romper el suministro de provisión de arroz y poner en jaque la economía de supervivencia. Pero los granjeros fueron por el trabajo a destajo como sus fieles búfalos del agua sobreviviendo aún a pesar del odio salvaje. La alcancías de ayuda a este trauma colectivo, siguen pidiendo lo que los responsables nunca escucharon, mientras el arroz sigue su germinar.
El arroz es la vida misma en “los tranquilos del Sur” -traducción literal de la palabra Vietnam-, esa paz que da los años y el no resentimiento como ideología. Salir a caminar por cualquier lado y encontrar plantaciones del cereal rey que inspira al arte, la política y la estrategia, nos conecta directamente con el espíritu resiliente de los sobrinos del tío Ho Chi Minh, que quería  lo cremen para tener más lugar para sembrar. Comprender a Vietnam es entender el papel del arroz en su historia.
Y las tumbas en los arrozales hablan de la veneración de la vida y de esa resiliencia
que los hizo superar la destruccion anhelada de sus tantos invasores.
Cual acontecimiento en en tu vida pudo destruirte… pero te fortaleció?
Qué aprendizaje sacaste ?
Sos rescilient@ ? #exploralo

Que pasa en Sapa ?

Estándar

Llegar al norte de Vietnam en el conocido “sleeping bus”, una especie de hotel alojamiento móvil, lleno de luces rojas y azules titilantes con asientos de odontólogos, en el cual te más que sentarte, agradeciendo que te haya tocado el lugar de abajo de esa cucheta rodante que es este singular transporte, es altamente recomendable de evitar.


Pero ya descendiendo, te recibe su majestad la bruma de la enigmática ciudad de Sapa, residencia de pintorescas etnias de vestimenta singular.
Allí mismo, en el playón de estacionamiento, un sinnúmero de colores intensos en la vestimenta de las mujeres Hmong te sumergen inmediatamente en un mundo de fábula que te envuelve como la compacta neblina que te lleva de la mano a perderte en cada metro.
“Al alcance de tu mano está la de la “sherpa” que con la infaltable sonrisa te avisa que esa caída es señal de próximo casamiento”.Las terrazas bordadas de cultivos juegan a las escondidas con las nubes de los 1600 metros sobre el nivel del mar, una postal inolvidable. Parecen dibujos de manos laboriosas que hacen puntadas con los sembradíos logrando que la mirada busque ayuda para capturar semejante belleza de esos peldaños de abundancia nutricia.


Caminar por esos senderos es como pedirle permiso al cielo y pagar el peaje de alguna caída en el barro arcilloso (en mi caso) , pero allí al alcance de tu mano nuevamente está la de la “sherpa” que con la infaltable sonrisa te avisa que esa caída es señal de próximo re-casamiento. Esas mismas guías, con las ramitas del camino, te hacen corazones o caballitos como recuerdo de aquella experiencia que te deja lleno de barro y empapado.
Aquí todo es sacado de un libro de hadas pues aquí fue el lugar donde una hada empolló los huevos de donde nacieron las etnias que pueblan Vietnam, una bella historia de amor que le da identidad a la existencia de un mercado único en el mundo. Ya les cuento: Se sienten aromas distinguidos en sus calles con variedad de sopas que harían sucumbir hasta nuestra Mafalda… Sigo sintiendo esos olores a curry, cilantro, soja y la salsa hoisin de la selectiva e imperdible cocina vietnamita.
También los hombres con largas pipas de bambú se acercan al opio con esa cara de “yo no fui” mientras el alcohol de arroz con serpiente promete que no se caerá el pelo, curará la ceguera y asegura erecciones duraderas.
Todo es realismo mágico por aquí, mientras la música del instrumento nacional de una sola cuerda, el Dan Bau, te sumerge en un arco de emociones que no se puede creer, un símbolo vietnamita, donde la austeridad muestra su abundancia.

Y la sonrisa permanente , no siempre completa en dientes y esos ojos enmarcados en arrugas de gestos hospitalarios siempre te recuerdan que en todo el mundo la simpatía es un pasaporte que no necesita visa.
Y allí mismo, al final de la calle empinada en el anfiteatro, se lleva a cabo el espectacular mercado del amor, donde los jóvenes en edad de merecer, muestran sus dotes de seducción con danzas, canciones y coqueteando, buscando a el o a ella y juntos seguir gestando la multiplicidad de colores de sus etnias milenarias.
El mercado del amor es un espacio donde el encuentro tiene un lugar que todavía Facebook no lo suplantó, aunque en las manos de los Hmong , los Do , los Tay o los Giay. Mientras camino me acuerdo de Roberto Galán y su perenne frase… “yo me quiero casar ¿y usted?” 
Muy viejo para ser nuevo pero siempre actual ante la necesidad de todas las culturas: encontrarse para generar futuro
Pasa mucho en Sapa.
¿ Que ofreces que ninguna otra persona puede ofrecer para que se enamore de vos?
¿ Revisaste que no seas un commodity en el arte de generar amor?

Envolveme el corazón.

Estándar
Alexis , el vecino de mi casa familiar de La Habana , es un  “torcedor” de hojas de tabaco, y en las noches de conversaciones y humo, me regala la posibilidad de conocer algo único. Visitar desde adentro donde trabaja.
Llegó al capitolio de la Habana y allí atrás aparecen los arcos de la fábrica de Tabacos Partagás, voy a vivir la experiencia educativa obrera más trascendental del mundo manufacturero. Voy a escuchar al “lector de tabaquería”, ícono en el mundo, declarado patrimonio intangible de la humanidad.
En el centro del salón un mar de trabajadores con sus camisetas blancas y sus blusas, van amasando las hojas mulatas del tabaco mientras  la chaveta, un pedazo de metal, va rebanando el excedente de la hoja, haciendo un envoltorio que se envuelve a si mismo y el molde espera apretar con la fuerza y la exactitud buscada.
Todos están inmersos en su trabajo, mirando fijamente su arte de ensamble para el ritual del consumidor, cuidando el color, la textura, la humedad, el estirado de la capa, la ingeniería del tiro, para que la bocanada de humo sea precisa.
Y mientras me deleito con la sinfonía de aromas, allí arriba en la mesa, el lector con una dicción única, enlaza letras y consonantes formando palabras que generan frases. Está leyendo justamente a Shakespeare, para los cientos de sus compañeros obreros. A él no le toca torcer tabaco, a él le toca leer para todos.
El lector de tabaquerías es un rol instalado desde 1865 en Cuba, y lo cumple una persona que lee todos los días los libros elegidos por sus compañeros, que van desde Dostoievski a Zola, pasando por las noticias, recetas de cocina y el pronóstico del tiempo.

El lector es el que le da vida a la descripción del célebre José Martí: “las mesas de lectura de las tabaquerías son tribunas de libertad”.

Y exactamente, conversar con cualquier trabajador de las tabaquerías es ponerse al frente de experto de las letras universales, pues mientras trabaja aprende y goza de la literatura que los envuelve mientras ellos envuelven las láminas marrones de fragancias indomables.
Sigo escuchando y asombrándome, el lector se da cuenta de mi estupor y con un gesto cubanísimo me dice:
– Compañero lea un párrafo. Mientras corre el micrófono y en un ataque de emoción tomo el Granma y leo una noticia, con mi mejor acento santiagueño (del Estero), o sea, de acá nomás.
Inmediatamente el lector retoma su trabajo, me quedo a su lado y empieza a leer al clásico Romeo y Julieta mientras me acerca un habano con el mismo nombre explicándome que esa categoría se la denominó así en homenaje a ese libro, que prácticamente de memoria los obreros ya lo saben, pero como todo buen cigarro y toda buena literatura se puede repetir y repetir.
Lo escucho extasiado mientras sigo explorando las caras y las manos que enrollan el glamour seductor para el futuro placer de fumarse un puro de los más puros.
Y se escucha por los parlantes…
JULIETA (hablando a solas) .-¡Romeo! ¡Romeo! ¿Por qué eres tú, Romeo?… Reniega de tu padre, adjura de tu nombre, y si no quieres hacer eso, jura que me amarás, y yo cesaré de ser Julieta Capuleto.
 
ROMEO.-¿Debo continuar escuchándola, o debo hablarle?
 
JULIETA.-Tú no eres mi enemigo; lo es tu nombre, tu nombre solo. Tú eres tú y no eres un Montesco. ¿Que es un Montesco? Esos brazos, esa cabeza, esos cabellos, no componen un Montesco…Todo eso te compone a ti… ¡Cambia de nombre! ¡Un nombre no es nada! Demos a una rosa otro nombre, y no por ello dejará de agradarnos; su perfume no será por eso menos suave. Si Romeo tuviese otro nombre, toda su gracia y su perfección quedarían en él, que es a quien yo amo. ¡Borra tu nombre, oh Romeo, ese nombre que no es nada, ese nombre que no constituye tu ser! ¡Bórralo y tómame a mí en cambio, a mí toda entera!
Voy saliendo del galpón como quien sale de un escenario, los despido con el gesto de un abrazo y un guiño avisa la recepción de mi afecto y admiración.
Cruzo la calle hacia el parque de la Fraternidad ornamentado por los bustos de los masones célebres. Me siento al lado del libertador de los andes, saco un Montecristo que supera a la novela de Dumas, de sabor recio sin concesiones, y también un Romeo y Julieta, de sabor  y dimensiones ideales, con cepo grueso, longitud óptima, excelente combustibilidad y notas acarameladas que recuerdan un amor prohibido… El mismo que prefería sir Winston Churchill.
Decido por este último y me sumerjo en la ceremonia del corte, toco la tripa, el capote y el gorro, lo enciendo con cerilla de cedro y ya el primer humo me pone en trance… entonces sueño con obreros multiculturales que consuman educación sin límites, que se dignifiquen en espacios de desarrollo que se llenen de lectores y lecturas. Sueño  con trabajadores que tengan clara la diferencia entre el deseo y la necesidad, un dilema que solo la educación puede develar. Porque en este ejemplo cubano, el lector de tabaquería es un obrero educado, un obrero del desarrollo de personas para una humanidad sustentable universal.
Mi pregunta de regalo…
 
¿Qué diferencia hay entre un analfabeto y uno que sabiendo leer no lee? #exploralo

Se puede fabricar Libertad ?

Estándar

 

El sol escondido dentro del otoño polaco se muestra por momentos y se retira por otros, como escapándose de alguna persecución . La gran Rynek Glowny, la plaza medieval más grande e imponente de Europa con sus 4 hectáreas , nacida para el trueque , está poblándose lentamente, aún a pesar de lo temprano de esta mañana templada en el termómetro pero fría en mi interior.

 

Aquí en la mismísima Cracovia , donde los bosques tupidos sirven para amarse y para que Karol Wojtyla sueñe con su papado, aquí mismo en estos cielos límpidos se inspiró Copérnico para poner al Sol en el centro, al igual que las clínicas dermatológicas ofrecen el mejor tratamiento mostrando el inmaculado cutis de mujeres casi de cera , aquí mismo se conserva la casa  natal de la conocida en el mundo como la inventora de la belleza… la emprendedora Helena Rubinstein, que desde una historia de necesidades pudo transformar su propia historia  y  la autoestima  de millones de mujeres,  creando un imperio de cremas y glamour,  sentenciado  con su famosa frase… “No hay mujeres feas, solo las hay perezosas”. Helena la cenicienta de Cracovia que  delineó su vida, poniéndole texturas al tacto, sensualidad al rimmel y pasión a los labios rojos.
 Aquí mismo las iglesias y los palacios se camuflan para no ser distinguidos , tal vez  por el aprendizaje de la sangrienta invasión nazi.
Atravieso la plaza rumbo al barrio de Kazimierz, justamente donde el guetto judío vivió para morir.
Tengo hambre, mucha hambre, siento mi estomago que está contraído, tal vez este confundido y no sea hambre sea otra cosa , pues mi respiración se acelera y mis pasos no encuentran el ritmo.
Me siento, puedo sentir el frío de la silla de metal, estoy en el famoso Bar Singer, que homenajea  a Isaac Singer, no fue el que logró el invento pero si el empresario/actor que entendió el concepto clave  …  un bien es más valioso cuando es más práctico, es familiar y se puede pagar a plazo. Inundando al mundo de puntadas , surfilados y costuras.
Algo caliente para apagar el frío, vendría bien y no dudó en pedirme un “borsh” la mítica sopa de remolacha que me hace viajar a mi bobe (abuela) , puedo mirarme en el espejo rojo del plato, mientras la cuchara de metal también me anticipa un recuerdo de la próxima inminente visita a la fabrica de Ollas de Oskar Schindler .
f4f0306635aa7d02735af38ecb69c163
La atmósfera tiene los aromas distinguidos de comidas de la tierra, donde el hinojo, el perejil, la pimienta y el jengibre hacen el coro a la paprika formando un batallón que te conquista quedándote vencido ,sin pelear .
Por la misma  angosta calle , presuroso un religioso, enfundado en su tapado negro va sorteando alemanes que hoy son turistas y recién ahora …los puede sortear.
Lo sigo y cada momento se acercan más los sonidos de un clarinete, un acordeón  que sale de la sinagoga  Remuh, son los acordes de la música Klezmer , esa mezcla de acordes de llanto y alegría brotados del alma y que el clarinete hace estremecer , lo veo a mi tío Jaime , el de los abrazos fuertes, de las comidas sabrosas y de los ojos tristes que vivía recordando haber sido el que hizo la punta para escaparse de las persecuciones y esperar a sus hermanos de la lista familiar.
Escucho como desde la  ventana del templo donde ingreso un religioso ,todo vestido de negro, se descuelgan y van circundando el aire la música de la lista de Schindler y me encamino con fuerza y decisión hacia la fábrica del empresario del tercer milenio .
Antes de cruzar el  generoso río Vístula, me encuentro con la plaza  Bohaterów que fue el corazón del gueto  , allí 70  inmensas sillas vacías  representan la espera que pasaban los  pasajeros sin regreso rumbo a los hornos de Auschwitz y en la mismísima esquina , la farmacia del otro empresario del tercer milenio, Tadeus , el único católico que podía permanecer en la zona y  se arriesgo permanentemente, ayudando a cientos a escaparse  por la falsa  puerta ,o a suministrarles medicamentos o a pasarle tintas para falsificar documentación, la liberadora Farmacia del Aguila que, contrasta con las tapias en forma de lápida del guetto hechas a propósito para que se sepa que de allí no saldría nadie con vida.
Cada vez camino más ligero no se si por llegar o escaparme. Camino y camino por el viejo barrio obrero, hago una cortada por un baldío y me desplazo debajo de un destartalado puente metálico, ya no veo a nadie a mi alrededor, hay mucho silencio afuera pero adentro siento el clarinete y el acordeón de la música Klezmer, con una penosa melodía gusto a invierno, con cadencias de fuga y abdicación, con colores grises… muy grises de todas las gamas.
Allí adelante aparecen un tinglado, y la vereda se hace uniforme, hago lenta  la marcha, mientras que un remolino de viento me quita mi gorra, salgo corriendo a buscarla, me agacho la recuperó justo debajo de un cartel que reza Fabryka Oscara Schindlera-Amalia…el corazón se me detiene y mis ojos se pierden en las fotos de los salvados inmortalizadas en el mural de entrada.
Estoy en la fábrica de la libertad , allí donde la lista se confeccionó para estos seres que fueron salvados detrás de una empresario que encontró en su profesión mucho más que comprar barato para vender caro, un empresario que sintió la desarmonía del mundo y con la excusa de emprender lleno un lugar mayor que el burdo mercantilismo oportunista.
Adentro todo es historia clandestina y una pila de ollas y utensilios de metal muestran la excusa perfecta, ver cómo hacían mal los productos para demorar y ganar tiempo para escaparse, haciendo bien el verdadero producto … la liberación.
Me siento en el suelo apoyándome en una descascarada pared mientras otro remolino de viento, hace bailar unas hojas y de ese baile veo florecer la esencia del SER empresario para el nuevo milenio, que no es ni más ni menos, que crear organizaciones donde la gente quiera apasionadamente pertenecer ,para desarrollarse y desarrollar un mundo que merezca ser recordado.
Recordar  que la libertad se ejerce con otr@s y no es lo mismo que la autonomía solitaria, por eso hay que tomar conciencia que somos libres con alguien nunca solos.
Gracias Oskar Schindler, Helena Rubinstein,Papa Karol Wojtyla , farmacéutico Tadeus, Isaac Singer….por SER primero seres defensores de la vida, humanos comprometidos con generar ciudadanía  y luego empresarios .
Mis preguntas de regalo.
…Tu trabajo genera libertad ?
…Estás en una empresa /organización que aumenta tu valor personal?
…Eres libre o solo tenes la cadena larga?

Como se hacen las cosas por aqui?

Estándar

Una experiencia de cultura organizacional y liderazgo congruente.

Washington DC, es una de esas ciudades donde la historia viene de turismo y…. toda junta.

Es uno de esos lugares que en cada esquina se respira el cuidado por custodiar la sabiduría.

Y como toda ciudad memorable, alberga un sinfín de contradicciones, como el ser humano mismo.

Una ciudad blanca llena de negros, una ciudad señorial llena de mendigos, que se agolpan en las esquinas, , en esos vértices hay más calor, pues allí están las salidas  de los vapores del metro y los “homeless” aprovechan este  otro subsidio.

 En Washington DC, asombran las paradojas, una rara mezcla de legalidad e ilegalidad, de derechos civiles y de gente desamparada, de éxito americano y recuerdos de todas las derrotas con cada una de las listas de los caídos en las guerras e invasiones del águila americana.

Una ciudad que te invita a celebrar la libertad y a cuidarte de los que te pueden estar espiando, hasta en el mismo capitolio hay un lugar  que se puede escuchar que hablan los de la bancada del partido opositor.

Una ciudad diseñada en abstracto como nuestra ciudad de La plata, que  en sus trazados geométricos te muestran concretamente la visión geométrica de la magia masónica que plago de signos ,acompañando a los turistas  sin que se den cuenta.

Un lugar de fidelidad  que puede estar cuidado por Bill Clinton. Un obelisco custodiado por la Lewinsky.

Un lugar que hace flamear la importancia y el derecho a la privacidad con el recuerdo del escandalo Watergate.

Washington representa toda una síntesis cultural de un país de paradojas y ambigüedades por doquier y no por ello menos  importante para conocer y explorar.

Elegí  mi experiencia en esta ciudad para compartir un aprendizaje de CULTURA ORGANIZACIONAL.

Llegue al HILTON, aquel famoso, el de la calle 16 th NW  al 1001, el mismísimo donde Ronald Reagan  sufrió un atentado mientras salía, en el mismo lugar como toda cultura americana, puso una señal  bien marcada sobre la laja gris de la entrada, que aquí paso esto y por supuesto siempre hay gente sacándose fotos, como corresponde a esa cultura que de cada acontecimiento  hace un souvenir y lo……vende.

1299876766_extras_ladillos_1_0

 

 

Podemos decir que no hay organización sin cultura y es por ello que siempre esta la cultura representada en las acciones de la organización , me gusta sintetizar que la cultura responde a una pregunta simple……..Como se hacen las cosas por aquí?

Y hablando de ello les comparto como se hacen las cosas por el Hotel Hilton de Washington….

Llegue al hotel alrededor de las 1100 HS  en el frío mes de Enero, por las calles de llegada, se notaba el hielo petrificado y brilloso, los caminantes como pequeñas chimeneas andantes, con sus alientos te avisaban que el frio estaba allí,  libre sin nada que lo detenga y tampoco se marchaba.

Los autos se mueven lentos y precavidos, los buses casi todos metalizados como si fueran grandes heladeras circulan formando un paisaje alineado.

 Las casas victorianas  juegan a las escondidas entre las calles de pendiente suaves. Las  verjas de un blanco inmaculado marcan la frontera de la defendida propiedad privada. Hasta  las casitas del correo están nevadas.

Allí arriba, el chofer del taxi me cuenta del cementerio famoso donde están, por supuestos las celebridades como John Kennedy que guían el sueño americano, en este país  los próceres no descansan en paz  ni  cuando mueren, sino,  todo lo contrario, deben seguir trabajando como faros que iluminan el futuro de la gran nación…., pobres ni siquiera allí, en ellos el Q.E.P.D, se puede cumplir.

Un amigo empresario, me dice, que una vez muertos estos lideres se vuelven mas locuaces y sabios pues empiezan a decir cosas que nunca antes dijeron, eso es visión post morten .

Después de unas vueltas, llegamos al Hotel, antes de descender , ya un equipo de conserjes se hicieron cargo de mi y de lo mío, cuando quiero ver mi valija ya no estaba, asustado pregunto y me señalan que la estaban llevando al mostrador de recepción.

El conserje calibro mi preocupación y aminoro la marcha buscando que en todo momento pueda tener en vista a mis bultos.

En el mostrador un montón de dientes blancos con caras me esperaban como si me hubiese demorado en visitarlos y me estaban esperando desde hacía días.

La ficha de visitante estaba totalmente llena y solo me la dieron para que verifique si los datos eran los correctos, solo faltaba mi firma.

Bombones de pasta de maní envuelto con inscripciones del hotel  llenaban una burbujas de vidrio que hacían de caramelera.

A unos metros, otra ristra de dientes con ojos, enfundado en un impecable tapado azul oscuro sosteniendo mi equipaje, que no tocaba el suelo, me esperaba con un gesto propio de un amigo que me invitaba a pasarla muy bien en su casa.

Cumplido lo administrativo, todo el plantel   mira al que tenia la valija y a mi  , una de las mujeres que en su pecho tenia un distintivo que decía su nombre, me presenta al equilibrista de la valija, lo señala con un gesto digno de un director de orquesta, invitándome a que me deje acompañar  a la habitación.

Todo el equipo me miraba mostrando su alegría que me confundía ya que ni en mi casa  me esperaban con tantas ganas.

El conserje en ese pequeño tour me va contando del hotel como si fuera un paisaje y todo lo que me informaba me hacia pensar que Washington, poco mas vendría a tomarse un café al lobby, que afuera hacia frio pero la calidez del hotel derretía cualquier nevada, que la alegría venia a hospedarse allí, hasta me explicaba que la maquina limpia zapatos en cuestión de segundos dejaría mis botas impecables, me las mire, pensando que estaba sucias pero estaban limpias.

Llegamos a la habitación, abre la puerta, me deja entrar primero, mientras  que con dos dedos pone la tarjeta en el dispositivo  como si estaría dando comienzo a una sinfonía, y casi al mismo tiempo que se prenden las luces de la habitación conjuntamente con la música funcional, mi guía, respira profundo como gozando el confort de la habitación.

Me muestra el manejo de las luces, la música, la TV gigante, la radio y en menos de un minuto un tour por el baño me hace sentir que allí podría estar todo el tiempo. Hasta el tapón del jacuzzi luce impecablemente brilloso mas en esa mano negra literal que se empecina en seguir gesticulando como danzando lo mejor de Bach.

Realiza todas las cortesías, y con otro gesto musical mete su mano en un compartimento de su chaqueta con botones dorados y saca una tarjeta personal institucional poniéndose a mi disposición y con un toque a su galera se despide de frente a mi , retrocediendo hasta que cierra la puerta y en ese mismísimo momento como por arte de magia se enciende automáticamente  el televisor y aparece la imagen de un señor que reconozco de tanta bibliografía leída…. era el mismísimo CONRAD HILTON  que en un discurso en ingles traducido al español decía literalmente

Estimado huésped, bienvenido al HILTON HOTEL ,que ahora es su casa, todo esta listo para su placer, estamos preparados para que su estadía sea memorable, espero que MI PRINCIPAL SOCIO  el botones lo haya acompañado de excelencia, estamos a su disposición. Que disfrute la estadía.

 Eso es cultura .Sin palabras. Las conclusiones por tu parte querido lector.

Mis preguntas  de regalo

Que haces todos los días para hacer visible la cultura de tu organización/familia?

Como se hacen las cosas por tu casa, empresa, club, iglesia etc.?

Quien es tu principal socio que evidencia la cultura?

Que contra cultura tienes que eliminar de la organización?

 

 

De el libro MI MIRADA COMO COACH.  Cap.12.

Cambio luego existo.

Estándar

CAMBIO LUEGO EXISTO!!!

Un cambio profundo está sucediendo en el mundo. Vivimos en un tiempo en el cual la única predicción posible que puede ser verdadera es que no hay predicciones posibles que puedan ser verdaderas.

Las naciones, ciudades y organizaciones están cambiando a un ritmo vertiginoso. Con frecuencia, lo que se ve es tan sólo el impacto de estos cambios y desde nuestra propia ceguera, jugamos a manejar y ansiamos tener todo bajo control, cuando en definitiva nos sentimos como un hámster que pedalea hasta el cansancio estando en un lugar que no notamos un progreso proporcional al magno esfuerzo que asignamos a las actividades.

El cambio, hoy, no es una opción, es simplemente INEVITABLE… sino, deberemos elegir entre la resignación y el fracaso.

Es por todo ésto, que hoy más que nunca antes en la historia de las organizaciones, lo importante es adquirir herramientas que atraviesen y sean trascendentes en cualquier proceso, es por ello que es bien bueno que reflexionemos sobre 3 claves esenciales para el Cambio Paradigmático y para que estas transformaciones sean percibidas como oportunidad y no como amenazas.

  Veamos una clave fundacional para liderar exitosamente con el cambio.

* Creatividad vs. Competencia: los empresarios históricos hacían eje en competir buscando a ultranza bajar costos, reingenierías, reestructurar con el gran objetivo de compartir desde esos lugares casi en forma fundamentalista toda una gran artillería funcionando poniendo la mirada  en el “afuera” competidor amenazante, ésto genero una tensión interna que colapsa las posibilidades de cambios sustentables, pues es la tensión el principal virus que inhabilita el ejercicio de LA CREATIVIDAD, herramienta clave para SER exitosa una empresa, es por ello que la creatividad hoy está fuertemente en el centro de la escena como llave para solidificar la identidad y la diferenciación de las organizaciones, sólo los  dirigentes que inunden de gestión de talento innovador podrán crear productos y /o servicios que nos permitan hacer un salto diferenciador estructural con respecto a nuestros colegas, por ello la pregunta es: ¿Usted es empresario o está preso de una empresa competidora? ¿Cuál es el servicio y/o producto innovador que lo separa por lo menos en seis meses de efectividad de su colega más cercano?

6b4438334bce01a1ea6831be24f6f7bf

Otras de las claves es saber distinguir entre:

* Liderazgo vs. Heroísmo: en las empresas históricas el diseño organizacional piramidal de implacable jefatura, el Liderazgo era un puesto. En un nuevo paradigma, el Liderazgo debe estar en todas las áreas, sustentándose con el arte y práctica de ser congruentes (Pensar-Sentir y Actuar alineados), caminar lo que se habla, reconocer el don de la diversidad, el líder debe creer que cada uno de su equipo vale más de lo que el mismo colaborador cree que vale, hacer circular la información como la sangre en el cuerpo. Hoy el Liderazgo y la Mentorización plantean abrir el juego, superar el modelo de los héroes, colapsar el modelo paternalista todopoderoso que genera no pocas veces hijos mediocres dependientes, no sólo en los hijos de sangre sino en toda la organización, donde a su vez en estas organizaciones de dueños-gerentes- héroes, el que piensa distinto corre el serio riesgo de ser exiliado, estos mismos “héroes “se encargaron de ser insustituibles  y atención allí cayeron en la gran trampa, pues recuerde: el que es insustituible es inascendible, mientras que en el paradigma de Liderazgo sabemos que la mejor manera de tener más poder es distribuyendo el poder para ello lo invito a preguntarse ¿usted es imprescindible o Líder?

6e9f7e5ac37383ea348e80f2bd9aed7d

La tercera clave de los cambios paradigmáticos tiene que ver con:

*  Tiempo Libre vs. Ocupación Permanente: en las organizaciones históricas, estar ocupados, hacer horas extras y transpirar forma parte de la estética del éxito. Hoy el no tener tiempo libre es el distintivo más fidedigno de estar fracasando. Hoy más que nunca anteriormente, sabemos que ya no se puede seguir pagando transpiración sino resultados, que las horas extras constantes son el termómetro de un pésimo diseño organizacional, que nadie realmente inteligente puede aceptar el stress como algo “común” de un empresario ,que sino tienes tiempo para que te capacites ,ni la creatividad, ni el liderazgo se podrán desarrollar y en poco tiempo estarás buscando auxilio.

reloj A 70

Siempre me gusta preguntar en mi auditorio mientras los entreno, la siguiente pregunta ¿En qué se mide la riqueza?, la gran cantidad contesta en dinero, en propiedades, en poder etc.… y yo los invito a pensar lo que contestan los dirigentes más prósperos, lideres y creativos; “la riqueza se mide en cantidad de tiempo libre”, “ya que de nada   sirve que estés 25 horas por día cuidando tu dinero, propiedades etc”. Aparte solamente generando tiempo libre podrás estar alerta a percibir nuevas oportunidades para accionar y liderar procesos sumamente dinámicos ,en estos momentos tan llenos de cambios, desafíos y oportunidades donde cada persona por acción u omisión está eligiendo qué posición está adoptando.

Recuerda…El cambio demorara el tiempo que demores en empezar a empezar.

Mi pregunta de regalo…

Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

abrazoo