Exploramos? Plenitud

茶法 Gongfu cha.

Un rito a menudo contiene más que un centenar de libros.

«Un rito a menudo contiene más de un centenar de libros.»

G. Gurdjieff

De la cantidad de experiencias que vivi -en mi afán buscador-, no se salvó EL CURSO DE TÉ  y en… Shanghai.

Un lugar especial, para acceder a semejante cultura a través del segundo líquido más bebido en el planeta. El símbolo viviente de una línea de tiempo milenaria de aprendizaje ceremonial.

Fen (fragancia) mi maestra de té, mientras va calentando las tazas, de una colección inigualable de vajillas, me va contando una historia hipnotizante.

La adorable Fen.

«Beber una taza del té al día hará morir de hambre al farmacéutico», proverbio chino.

-Nacimos como un medicamento.- esto ya me avisa que estamos entrando a una concepción absolutamente distinta de observación.

Beber Té ayuda a prevenir cáncer por la rica presencia de Vitaminas, antioxidantes y oligoelementos. También a evitar enfermedades cardiovasculares y alejar el envejecimiento prematuro. Mejora la vista, la caída del cabello, disminuye el colesterol, reduce la hipertensión, calma la ansiedad e hidrata la piel aparte, de ser depurativo natural- ( nadie mejor que lo chinos para vender los beneficios antes que las características de algo, y hacernos acordar aquella gran lección que los humanos no compramos taladros, sí, compramos agujeros. Y ellos, en el arte de vender, saben como nadie en el planeta.

-Todo nació por la eximia observación del emperador Shen Nung, en el año 2737 A.C. Mientras hervía agua a la sombra de un árbol, una brisa hizo caer hojas en la vasija. Con esto se lograba una infusión deliciosa, refrescante y reconstituyente. Inmediatamente el monarca mandó a plantar las semillas del importante árbol.   ¡Qué agraciados estos genios de andar descansando debajo de árboles y descubrir tamaños temas como el  o la ley de la gravedad!)  Los descubridores anónimos que debe haber  en mi Santiago querido durante las siestas calcinantes. #exploralo.

Mientras me cuenta con devoción mística, Fen hace unos pases de una taza a otras 11 vasijas, para catar una docena de infusiones y hacerme atravesar por un túnel de sensaciones.

«El té aviva nuestra imaginación. Reprime los vapores que invaden la cabeza y mantiene sereno el palacio del alma»

Señor Cinman, quiero contarle de Luwuh el apóstol del Té,  a mediado del siglo octavo escribió “chaking” un auténtico tratado en tres volúmenes y diez capítulos. Enseñándonos desde el origen, los instrumentales para una recolección excelente, en un lenguaje poético absoluto, escuche lo que escribió. – Mientras va traduciendo en un impecable español.

#explorando.

Luwuh dijo … «las hojas de mejor calidad son las que tienen pliegues como las botas de cuero de los caballeros tártaros, pliegues como los del cuello de un buey robusto; las que son suaves como la bruma que sube el barranco, brillantes como un lago acariciado por el céfiro y húmedas y dulces al tacto como la tierra bañada por la lluvia».

Es imposible no darse cuenta que estamos ante una reverencia poética de una infusión que se supera a sí misma.

Fen sigue relatando la “biblia” mientras siento en mi paladar un bálsamo que sensibiliza todos mis sentidos.

Un verdadero guerrero, como el té, muestra su fuerza en agua caliente”. Proverbio chino.

Luwuh decía que el color ideal de una taza es el azul jade para darle un tinte verdoso, o de color blanco, de esa manera hace parecer rosado y misterioso al néctar divino de su majestad el Té..

Hay tres grados de ebullición, el primero, es cuando las burbujas flotan como ojos de pescado, el segundo, cuando las burbujas son como perlas de cristal y el tercero cuando la tetera se convierte en un mar tumultuoso.- Ya estoy a nivel narcotico en mi viaje a las entrañas de la infusión y la poética.

Cada momento me intriga más y me entrego absolutamente a la ignorancia, la que habilita a aprender. #exploralo.

-Señor Cinman, utilizaremos tres teteras, una para calentar el agua, otra para preparar el Té y la última para servirla. El agua debe estar entre los 75 y 85º , la taza es sin asa y se debe sostener con el dedo índice y pulgar. El dedo del corazón para sostener el recipiente. ( me ilustre que el dedo medio se llama corazón).

Y entre aprendizaje y asombro estamos en pleno “gongfu cha” (preparación con gran dedicación al Té).

«El té se bebe para olvidar el continuo estruendo del mundo», Tien Yiheng. 

-Hay que tener en cuenta que bañaremos las hojas de Camellia sinensis (planta de Té), solo para que se aclimaten y recién luego la pondremos a que nos regale el aroma y la vida en la tetera de inmersión plena. Beber te es el final de un proceso que comienza con la plantación es por eso que mientras degustamos estamos en un proceso de placer y no es solo este momento, es una trayectoria que termina en todo su sistema sensorial.

Me extiende otra taza que previamente fue templada y me hace saber…

Señor Cinman su TÉ está servido, esta hasta la mitad de la taza, pues el resto está completado con afecto, amistad  y respeto al  proceso de meditación en la ceremonia de su majestad el TÉ.

Lo sorbo lenta y ruidosamente y con tres golpecitos de mi dedo índice informo de mi agradecimiento, cumpliendo con mi parte protocolar de la ceremonia.

Me retiro agradeciendo con mis palmas juntas inclinándome, ante la historia milenaria y su relatora.

Regreso caminando en una nube de aromas con sensaciones de vida que recorren mi alma en está plenitud absolutamente Zen.

Ya en mi habitación, leo la poesía del poeta Tangh que Fen me regalo.

«La primera taza humedece mi boca y mi garganta, la segunda rompe mi soledad, la tercera penetra en mis entrañas y remueve millares de ideografías extrañas, la cuarta me produce un ligero sudor y todo lo malo de mi vida se evapora por mis poros; a la quinta taza, estoy purificado, la sexta me lleva al reino de los inmortales. La séptima…, ¡ah!, la séptima…, ¡pero no puedo beber más! Sólo siento el viento frío hinchar mis mangas. ¿Dónde está  el Paraíso chino? Dejadme subir a esta dulce brisa y que ella me transporte a él».

Y allí me doy cuenta el regalo que me hice.

¿Qué te hace estar plenamente en el aquí y ahora? #exploralo.

Te leo…

8 comments on “茶法 Gongfu cha.

  1. Yo uso mucho el aceite del árbol del té, tiene muchas cualidades, exploralo en Google.
    Me encantan los rituales y el del te me parece mágico que suerte poder hacerlo en Shanghái hoy con el lío que hay no hubieras podido.
    Lo qué me hace estar en el aquí y ahora es callar el diálogo interno, difícil pero posible.
    Les estoy enseñando a varios españoles las virtudes del té de boldo un poco difícil de encontrar y tan bueno para la digestión, lamentablemente las cápsulas de suplementos dietéticos han remplazado al té, como el diente de león, manzanilla etc.
    El mundo va cada vez más rápido y el té mide la templanza de una persona.

    Me gusta

  2. Maria graciela morales

    Que hermosa experiencia me encanta y empezare a practicarla

    Me gusta

  3. ranculches

    Muy bueno !!
    Un te es un encuentro con uno mismo compartirlo es como regalarce el momento deseado !
    Gracias por compartir tus esencias !
    Abrazo !!

    Me gusta

  4. Dora Schvarzstein

    Que experiencia!!!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: