Desmantelando Exploralo

Tomografía…

El odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida. Charles Baudelaire.

El odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida. 

Charles Baudelaire

El amor como el odio, forman parte de una misma red neuronal donde se exacerban comportamientos pasionales sin parangón. Allí en el mismísimo centro del cerebro, en el putamen y la ínsula se “cocinan” habilitaciones emocionales dignas de entender para entender.

No es una casualidad que en la obra ROMEO Y JULIETA, el gran himno al amor, hayan existido 6 muertes desgarrantes en un puñado de días. El amor como el odio también comparten la impetuosidad de la velocidad.

“El hecho de que las zonas del putamen y la ínsula también se activen por el amor romántico y por el odio visceral no es sorprendente, ya que ambas pasiones pueden conllevar actos irracionales “, explica el neurocientífico Semir Zeki.

Pero existe una diferencia que cambia casi todo…con el amor se desactivan partes de los juicios/razonamientos y hacen que los filtros perceptivos impregnen de rosa casi todo, mientras que en el sujeto que odia, no suele perder el juicio es más lo exacerba y se especializa, para generar un plan que dañe al odiado. Y cuanto sea mas grande el odio y logre resultado, genera la peor de las enfermedades…el placer de odiar.  #exploralo.

El odio tiene un circuito implacable de retroalimentación, odiar necesita respuesta para alimentarse, necesita resistencia para sobrevivir, necesita público para mostrarse, es una especie de neurosis histérica. Seria bueno investigar a los odiadores seriales como esta la abstinencia sexual.

El odiador odia lo que el otro tiene y que para él es esquivo. Es común en la política odiar las popularidades conseguidas y generar un cúmulo de “razonamientos” que sostienen al odio.

El odiador al no poder lograr lo que su odiado logro y no poder destruirlo, desea visceralmente que el poseedor de eso lo pierda. El odiador está enfermo de escasez.

El odiador carga una bolsa de resentimiento, esa emocion del esclavo (a los dichos de Nietzche).

Es el odio el nido de una inferioridad subyacente.

El odiador se cree centro de mesa y abraza una manía persecutoria paranoica como si tuviera la formula de la coca cola.Es comun verlos en caravanas defendiendo abstracciones imposibles de comprobar fehacientemente. Aparte promueven claramente alejarse de algo más que acercarse a algo.

El desclasado odia porque se siente perseguido del pasado de origen y de su aversión fobica al posible regreso, entonces racionaliza su temor apoyando a quien le “asegura” un no regreso, eso sí con una inversión de esfuerzo para permanecer en nueva liga que nunca pertenecera.

El amor está más alineado a amar una persona, mientras el odio en su fermentar habilita a ejercerse a grandes cantidades, se empieza por uno y se termina al por mayor. Los genocidios son el ejemplo , es por ello que parar el odio es en defensa de la humanidad toda, incluyendo a los odiadores.

Cómo lo hacemos?…. da para otra columna.

Mientras tanto…..

2 comments on “Tomografía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: