Afuera los locos.

Estándar


Tengo una pregunta que a veces me tortura: ¿estoy loco yo o los locos son los demás?  A. Einstein

SIEMPRE ME ATRAJERON LAS PERSONAS DIFERENTES Y SI SON DISCRIMINADAS MAS…..Y SI SE LAS ENCIERRA MUCHISIMO MAS.

Exploro y pienso que la historia personal condiciona hasta la medula, recuerdo Anita Cuevas la chica esquizofrénica de mi pueblo, su pelo negro noche, los ojos perdidos en un horizonte distante a nosotros y tan cercano a ella, ropa gris, zapatos cambiados ,caminando o corriendo, riéndose o llorando, pero siempre………bella y enigmática a mis cortos diría 7 años.

Mis padres la invitaban a merendar en casa, juntamente con “la catola” una mendiga jorobada de olor particular, con esas personalidades, varias meriendas de mi infancia superaban las tenebrosas series televisivas de Narciso Ibáñez Menta o del mismísimo Boris karloff.

Me recuerdo bebiendo mi mate cocido, verde muy verde, mi mirada navegaban en la taza evitando observar los ojos de mis “compañeras” gastronómicas, solo las miraba de reojo y con eso era bastante para imaginarme tantos enigmas sobre sus vidas.

Ser “discapacitado” en mi pueblo era ser hijo de todos. #exploralo.

Hasta Ramoncito el ciego, que se ganaba la vida adivinando la hora que el reloj de la municipalidad avisaba a campanazos. Mientras los ingenuos turistas se asombrando de la “videncia” del ciego.

 Ramoncito, Anita, Catolita, el petiso “tronco y pasa” todos eran queridos seres integrados y receptores de innumerables bromas de todos los tenores.

Un capitulo aparte se merece también mi compañero Coronel en su silla de rueda fabricación casera, Coronel espécimen único e irrepetible…menos mal. A el lo entrenábamos para que corra carrera contra el rengo Lazarte, representante de otro barrio y de otra clase social, que tenia otro móvil comprado en ortopédica…hasta freno tenia.

Las carreras en las bajadas de la calle Maipú o Rivadavia eran una delicia,  la adrenalina de una formula 1, en esos 200 metros, donde los gritos de la barra de cada rengo disputaba el podio al que ningún ganador podría subir. #exploralo.

O cuando lo “invitábamos” a tirarse en la silla desde el trampolín de la pileta municipal, nosotros el equipo de rescate lo esperaba para elevarlo desde el fondo a que encuentre el aire que sus pulmones rogaban……si eso no es integración , donde esta la integración.

Todos estos, me enseñaron a focalizar mi compromiso con la gente diferente. Por mucho menos de lo que a “mis discapacitados” mostraban hay cientos que están encerrados, para recuperarlos dicen…será recuperarlos de nosotros mismos?

Recuerdo el operativo solidario de la fundación Cinman a la Colonia Dr. Vidal Abal y su imponente cartel que clama  CONSULTORIOS  E  TERNOS, ya que un interno le borro la X…….nada mas explicito. #exploralo.

O el taller de maquillaje que hicimos con las internas del hospital psiquiátricos de Bell Ville, que nunca se habían visto en un espejo y de repente se reencontraron con risas, muchas risas llenas de rouge y con sus pelos en permanente bucles haciendo que lo permanente del cerebro se tome vacaciones.

O la quinta biodinámica para los enfermos, el arreglo de la calefacción de los pabellones, para calentar el frio del abandono familiar, tibieza aunque sea por fuera en el invierno terrible de un manicomio.

Los talleres de folclore, donde la coreografías se enloquecía ante la cordura desenfrenada de los bailarines irrespetuosos, que bailaban chacarera con pañuelo.

Hicimos muchas acciones en los neuropsiquiatricos….. pero nunca suficientes.

Quiero compartir un aprendizaje.

…Era un día de otoño con un equipo de amigos del instituto nos dispusimos a realizar una visita a lo que seria el Operativo SALUD DAR en el Hospital de Bell Ville donde uno de mi mas preciado amigo de años Gustavo Calzolary, ya recibido de medico,  llevaba adelante el compromiso de tantas cosas que soñamos y seguimos soñando juntos.

Llegamos al lugar y mientras recorríamos el impresionante predio en el auto, nos perseguía y hasta nos pasaba corriendo un interno…..y con todo el amor y el humor nos encontrábamos con un Forest de nuestras pampas.

El lugar es una mezcla de abandono y amor, de naturaleza y barbarie, de alegría y penar, de sonrisas llenas y de sonrisas desmanteladas, de seriedades filosóficas con humores catastróficos de pulsiones sexuales y compañías fraternales de soles cálidos brillantes y noches borrascosas siempre me asombraron de estos lugares la velocidad estrepitosa del cambio en cada instante, haciendo de la bi-polaridad una bandera.

Caminamos, conociendo nuestros miedos y corajes, nuestras ganas e intrigas y todo lo que los silencios nos gritaban desde nuestro interior que se topaban con los gritos de ellos.

Hay mucho por hacer aquí y ya casi teníamos el proyecto para mover ese mundo tan distante y tan cercano.

Ideamos un concurso con los internos… ponerle nombre a las calles del manicomio.

 Los invitamos a soñar y en un taller salieron los nombres que ellos decidieron.

En mi vida como entrenador, podre olvidar esos nombres que hasta hoy permanecen en esas calles, que ellos bautizaron como………la calle de los Sueños, la calle de Papá, la calle de Mamá, la calle de la esperanza, la calle del amor. #Exploralo.

Son los nombres que hace falta que tengamos en las calles nuestras ciudades. O en tu ciudad ya están esas calles?

Deberíamos invitar a soñar a los excluidos, marginados, sometidos tal vez nos asombraríamos de lo que escuchemos.

Y como si fuera poco se me acerco un interno con una pala de metal para regalarme por la visita y me pregunto en cómplice voz baja ……Digame amigo –señalándome el muro perimetral-– me dijeron que allí afuera, están todos locos.  ¿Es cierto?

Y le conteste… Si, es verdad, ni intentes salir te pueden contagiar de cordura.

¿Cuál es el borde entre la locura y tu cordura?

¿Cómo se representa en acción/es tú compromiso con los diferentes?

¿Cuales son los diferentes que mas lejano estas?

¿Cuál es tu “discapacidad” mas tapada?

¿ Estas reclamando las responsabilidades del estado para una vida digna?

Las fotos pertenecen al libro NOS/OTROS que también fue un logro de aquellas tiempos de visibilización ante los tapadores de oficio. Poesía y Arte de eximios artistas cordobeses.

Columna dedicada a mi hermano entrañable Dr. Gustavo Calzolari , compañero de reclamos y utopias para la praxis.

La fuga

Estándar

“En la siesta y en el juego, se conoce al caballero.” Refrán Español.

EN ESOS ENEROS DE FUEGO, el sol transpira de calor, en el perezoso transcurrir del año santiagueño.

El viento se ha quedado en el lejano Agosto y mejor que no venga ahora ya que su visita nos llenara de polvo y mucho más calor, las lluvias ni siquiera alcanzan para los barquitos del diario que naufragan sin salir del muelle de asfalto del cordón.

En ese paisaje, reinan los silencios, absolutamente nada se mueve, es como si el calor congelara la humanidad.

Solo se mueven y con un estilo especial nuestros dinosaurios telúricos, las lagartijas que con una velocidad única rozan el suelo con sus patas voladoras casi sin tocar la pacha mama hirviente.

Ellas se camuflan como zunchos y ramas, esperando agazapadas el momento para recorrer otro trecho rumbo a alguna humedad sobreviviente.

Ellas mis lagartijas esmeraldas, las reinas de la siesta estivales y misteriosas escondidas del invierno, las miro y en silencio les pregunto… ¿A dónde se meten en julio?, solo me miran y con sus ojos en movimiento parecen decirme…Nunca lo sabrás Israelito.

Dice mi madre que para cruzar la ruta 9, se ponen “pancutan” en las manos y yo que le creo todo, sigo acrecentando mi admiración por semejante inteligencia.

Las lagartijas tienen la libertad que querían y mi envidia asegurada.

Los mayores se ocupan de lo único que les queda por hacer…dormir ayudados por el falso aire de un ventilador con un trapo húmedo, que a su vez se secaba casi inmediatamente. Ese era otro juego dormirse antes que el trapo se seque o que se corte la luz, que se empecinaba a dejarte huérfano apenas podía.

Y nosotros los chicos, lo que teníamos éxito en escaparnos para recorrer las calles con nadie en búsqueda de otro fugitivo exitoso. ¡¡¡Cuando se lo encuentra …que felicidad!!!, ya somos dos para hacer…nada excepto buscar una sombra o imaginarla.

Huir del dormir de mamá era la Ilíada y la Odisea… juntas.

Doña Ana con un …Bueno a dormir la siesta!!! Marcaba el final del almuerzo y el principio del operativo “Fuga Siestera”.

Ella se ubicaba en la cama de al lado, con alguna revista Nocturno ( nunca entendí porque leía nocturno a la siesta) otra pregunta que no me animaba a preguntar solo a imaginar respuesta. Si no había una Nocturno apelaba a otro semanario Intervalo, este me parecía más congruente con el momento, estas fotonovelas de moda era para mi como las aventuras de Isidoro Cañones pero con fotos, todo un adelanto exclusivo para los adultos.

Cuando las hojeaba y las ojeaba me intrigaban las caras de la actrices, lloraban y lloraban, corriéndose el rímel que se secaban con la puntita del pañuelo sobre una mejilla chorreada de lágrimas negras.

En el mismo recuadro foto novelesco, un galán daba la espalda con gesto inmutable y ceño fruncido mientras que en su mano una valija se escapaba con él.

Dos hojas más adelante mágicamente los dos actores se confunden en un beso interminable, que duraba todo lo que te detuvieras a mirar, era una fotonovela, claro.

Pareciera que decían…Todo fue en mentirita.

Las fotonovelas me entrenaban a una vida que no entendía, acompañado por la conjugación de los verbos modelos Amar, temer partir, que anunciaban que el amor era miedo y escape.

El primer paso del plan Fuga Siestera, era hacerse el dormido, antes que mamá llegara a su sueño, ella no demoraba mucho y menos si corroboraba que yo estaba dormido. Su primer ronquido daba la bienvenida a otro inmediato.

Desde allí salir de la cama, vestirse y llegar a la puerta era un proceso que exigía una agudeza Suiza.

El salto era fundamental pues el elástico metálico de la cama avisaba todo los movimientos había que despegarse de la cama de al manera que un solo ruido acompañará la acción y que a los oídos de la carcelera llegara como si me estaría dando vuelta en sueños, este salto era fundamental, no obstante, el aterrizaje debía ser pensado con máxima prevención, pues aterrizar descalzo hacia un sonido sumamente delator e inconfundible por ello había que dejar algo en el suelo que amortigüe y calle el aterrizaje en la baldosa delatora.

Logrado esta parte, calzarse la “flecha” que quedaron anudadas de “casualidad” manifiesta.

Siempre había que tener la mirada fija en las pestañas de Doña Ana y ante el mínimo movimiento de apertura, había que lanzarse nuevamente a la triste cama y volver al paso uno del plan…nunca rendirse. El que se rinde nunca gana el que gana nunca se rinde.

Si todo marcha alineado, al plan, ya estamos al lado de la puerta del dormitorio y comenzaba el paso tres.

Esta parte es la mas difícil y decisiva de la Fuga, era imprescindible poner aceite “Cocinero” a las bisagras siempre para ahogar el grito metálico que frustrara absolutamente todo.

Alerta, alerta me decía en mi diálogo interno parafraseando al implacable “Santo” el detective de la tele.

Ya a esta altura la adrenalina tomaba un estilo cinematográfico; mientras la mano derecha aprisionaba el picaporte, la palma izquierda apoyada suave pero firme sobre el cuerpo de la puerta para regular la velocidad de la apertura, siempre mirando las pestañas de mamá, ya que el roncar no era certificado de sueño profundo.

Y así controlando la respiración se abría la promesa de la siesta calcinante.

Ahora falta cerrar la puerta desde afuera con las mismísimas precauciones que al abrirla.

Toda fuga se merece una coartada por si el resultado es negativo o fracasa el plan a esta instancia. Si mamá se despertaba ya se escuchaba un estridente grito que despertaba hasta a los muertos con un…A dónde vas? Vení a dormir que hace un calor terrible.

Ante ese acoso un…Iba al baño mami, ya vuelvo a dormir. Daba por terminado el plan, ganando mamá, en caso contrario el éxito se festejaba afuera… Haciendo Nada pero una nada llena del todo ese todo hijo de la rebeldía llamado….libertad.

….La libertad se pide o la libertad se toma? #exploralo.

Capitulo XX de mi libro El Ruido de las alas…pronto estará terminado.

#quefierodebeserNOSERsantiagueño.

El trapecio de la vida.

Estándar

“La vida comienza exactamente en

donde termina la seguridad.”

I.C.

SALIR DE LA ZONA DE CONFORT COMO SENTIDO EXISTENCIAL. La vida se presenta, en algunas oportunidades, corporizada, como un ser que vive a la par de nosotros con identidad manifiesta y se comunica en forma directa y llana, con señales inconfundibles, cómplices y explícitamente. Hay otra vida posible que transcurre al lado y de repente aparece “el momentum”

Son esos instantes, de tanto esplendor que podes decir llenando los pulmones y pensando en el gran Pablo Neruda…“Confieso que he vivido.”

Animarnos a tomar acción para concretar nuestros derechos de tangibilizar sueños, ideas y visiones,es el tiempo que nunca se mide con el reloj sino que son instantes ilimitados, que se perciben a través de la brújula personal, esa que nos orienta y nos vuelve a poner en el sendero de nuestro verdadero camino.

Los relojes marcan las 24 horas, la brújula marca los logros eternos, conectados con tu razón de Ser, el camino, caminando hacia la eternidad del compromiso de gastar tus emociones reservadas dando dignidad al arte de vivir.

Tuve, tengo y tendré momentos brújulas donde siento la cara esplendorosa de la vida me guiña el ojo derecho con una sonrisa amplia a punto de convertirse en estridente carcajada, eso es lo que sentí apenas llegue al circo y me acompañó en cada momentos que viví allí , intensos y calmos, llenos de ahoras en todos los instantes, explosiones de asombro, repleto de colores, olores y sonidos que se unen formando una catarata de conexiones.

carpa

Ver tu vientre henchido, azul con estrellas, sujetado con cuatro gigantes agujas equidistantes simulando el mejor tratamiento de acupuntura para ordenar la energía, que logras hacer nacer en cada noche allí dentro tuyo, con tus luces que se prender para alumbrar el nacer las chispeantes risas de los niños de ahora y también desde los que se animaron a conservarse eternos en el asombro.

Cada uno de los 10000 focos de 40, se encienden para soltar sueños de alegría, son casi 10000 luciérnagas para la imaginación, intermitentes, intensas, imposibles de separar entre lo que pasa allí en el afuera y lo que transcurre dentro del vientre activo bullicioso e impecable.

Sillas ocupadas aunque estén vacías, repletas de alegrías, asombros e intrigas, decenas de parantes testigos de sudores , cuerdas de innumerables grosores, para cuidar que la función siga y que los vuelos lleguen burlando a la red, reflectores como lupa que iluminan a los artistas, artistas que siguen a los reflectores, escenario que dibuja escenas, el ruedo multicolor suave y fuerte que suena chispeante ante cada aterrizaje y a cada paso , un ruedo que copia las emociones de las acciones de los caminantes de la risa y las intrigas, por esa lona pasaron tantos y se quedaron todos, pise descalzo tu textura, sentí la temperatura de la vida llena del aquí y ahora omnipresente, la red de soporte tensa para estar flexible y contenedoras a ultranza.

Por aquí las exclamaciones, ante unas manos que no llegan a tiempo hacen del ohhhh!!!! Una sinfonía permanente.

circo

Telas de colores brillantes envuelven cuerpos torneados de ellas, que haciendo interminables tirabuzones , se vienen en picada desde lo alto ,casi casi casi… hasta el piso cómplice.

Hay miradas hacia arriba como queriendo encontrar una estrella que se coló en la matriz intermitente.

Zapatones amarillos con lengüeta roja, zapatones rojos con lengüeta amarilla, prestos para ser cambiados velozmente por el dueño de los asombros; el conocido Microbio, nieto del legendario Caracolito, aquel desde hace muchos años sabía que estaría donde está, sabiendo quien es el que es, el irremplazable Microbio.

Un telón fuxia gigante arrugado apropósito marca el límite de las intrigas entre lo que se ve y lo que se puede imaginar, el atrás con pocas luces imita al mundo cotidiano, cerrado oscuro sin brillo, privado serio y hasta triste, no da ganas de estar allí será por ello que los protagonistas esperan muchas veces fuera del vientre para entrar y pasan veloces por ese lugar, pero en el mismo dintel del telón la magia se hace presente cambiándolo todo, transformando con lentejuelas, sonidos y maquillajes; ese dintel es la varita mágica.

Cada función es solo el entrenamiento para la siguiente, tal vez para ustedes amigos nunca exista la última, ya que ensayan en cada instante, en cada vuelo de Martín para tomar a Facundo su hermano, es un canto sintético que celebra la poderosidad del vinculo más extenso en la vida de los mortales ,ustedes con sus movimientos tejen y tejen y tejen hermandades…no es una casualidad que son las cuarta generación de los hermanos Tejedor.

Los vendedores de golosinas, hacen de los niños auténtica jauría de huelguistas, que reclaman a sus gobernantes, por algo que en la bandeja pasa para los ojos buscadores, los vendedores también aplauden, aunque sea ya la millonésima vez que ven a Microbio en su golpe torpe inesperado para todos…menos para ellos.

La música suplanta al locutor, la orquesta está presente dentro de un monitor, la impecabilidad de los acordes justo en cada instante necesario hace de Aníbal un anónimo artista detrás de la casilla musical, esa que nadie se percata y que está justo arriba del toldo donde entras y te maravilla el escenario y por donde te vas sonriendo hipnotizado por lo que te llevas. Aníbal no sale a saludar se inventa sus reconocimientos, es el primero en llegar y el último en irse, es el que no está, el que nadie ve pero el que hace que los demás se vean.

arooo

Los juegos en el circo.

Los chóferes de la caravana durante la función cenan detrás del vientre, en sus mesas con mantel de raras figuras que delatan los movimientos de las copas generosas, más allá de los bordes,  estos son los artistas en desarmar, acomodar, ordenar, encontrar espacios y tragar kilómetros rumbo a  cada destino nuevo. Ellos allí cenando, pueden reconocer por los silencios, en que parte de la función se está, cuando terminara y hace cuanto empezó mientras siguen cenando y conversando el próximo destino.

Los innumerables perros que se unen y desunen al raid interminable de 60 años, ellos hacen silencio de radio durante las dos horas de función, ni siquiera caminan pero apenas termina y se va el último espectador el concierto de ladridos empieza, se ubican en estratégicas esquinas del campamento y montan pretoriana guardia; ese es el código para pertenecer.

flia

Amigos entrañables.

Los cables circundan lugares insospechados, compiten con las sogas, el trapecio, las telas, los aros, aquí es todo circular la boca del asombro, lo ojos en guiño, el ruedo, las mesas, los abrazos, los cables de más, el micrófono, los movimientos, los dibujos de la varita mágica en el aire, los saludos.

El morir/vivir en la casa de la risa, está impactado por la intensidad del ya, es la imbatible forma de “quedarse estable” como se dice cuando alguien se detiene en algún lugar, cuando te clavas en la tierra y no seguís corporalmente con el circo, esto también se festeja ya que es parte de la gran función y el cerrado aplauso coroná la función, pero el  “estable” sigue rondando, llenando sillas vacías, haciendo bulto, tensando sogas, cuidando, dando aire, haciendo pochoclo, tumbando y parando la carpa en cada lugar, nadie aquí queda estable totalmente, nadie.

aro

Los niños  engrandecieron mi corazón. Sofía de un poco más de dos años ya sabe lo que hace y lo que representa, saluda con sus bracitos perpendiculares a su cuerpo diminuto, el pie derecho en punta delante del pie izquierdo, la sonrisa de souvenir e infinitos besos al mar crecido de espectadores, ella solo sale en la presentación vespertina, la de la noche se la dedica a saludar sus sueños en la cucheta del carromato. Ella juega a trabajar en un circo y lo logra…Me encantaría presenciar a donde llegaras pequeñísima dama, estarás en los aros…., o tal vez en la colchoneta, en el trapecio volando, seguro estoy que seguirás siendo feliz.

con-aro

Camila con tus diez años la figura central del espectáculo protagonista del cuento mágico en busca de los sueños , niña que viajas por el inmenso vientre tenso en un aro rosa como un hada pensativa buscadora y perseverante, niña de ojos brillantes, competencia de la luna, lectora voraz, sonrisa completa al correr por los costados de la carpa, escondiendote para asombrar, sorteando cada soga en la oscuridad, siempre te recordare, ya gastaste varias zapatillas aquí, difícil será que quedes estable niña de la cuarta generación Tejedor.

Agostina con tus cuatro meses estrenando la quinta generación, ya aprendiste a llenar una sonrisa por nada, primer pasaporte para pertenecer, aprender a sonreír con las encías solamente, te dieron de mamar apenas la mamá bajó del trapecio o sea fuiste nutrida con vuelos, te cambiaron los pañales en colchonetas o sea que los golpes no lo sentís, jugas entre las cuerdas o sea que la libertad ya sabes cómo ganarla, pequeño ángel ,tenerte en mis brazos fue una sensación de sujetar un globo que ya se mueve inquieto buscando volar.

descargaLa abuela con más de cuarenta años de movimiento, ya no haces volar palomas pero si a tus nietos , despediste en aquel pueblo a la vieja Yenni que se empecinó en quedar estable, la arrugada partener, la elefanta , algunos repitentes de la función de años preguntan… Está la Sandra?… sin lugar a dudas dejas de existir solo cuando nadie te recuerda.

Abuela de modales completos, llana y de presencia sabedora, de todas las fechas pasadas y próximas de los partidos de football de la selección argentina, mis mas grandes respetos , tus nietos te adoran , tu ensalada de repollo blanco en la mesa era un blanco perfecto de todos nosotros, el silencio de tu risa, espanta la invitación a quedarse instalados en algún pueblo … que viva la inestabilidad.

…..Si vivirías en un Circo qué rol crees  ocuparías ?

…..Cuál es tu capital trasladable , aquello que nunca perderás?

…..Cuántas mudanzas te quedan por delante?

Esta fue una de las experiencias más bellas de mi vida, irme a con-vivir con un Circo, fue en la parada de Ituzaingó Corrientes. Gracias a toda la comunidad Lowandi, un verdadero circo criollo. Pasa el tiempo y siguen estando fuerte en mi corazón y en el mar de aprendizajes que me aportan.

Por las dudas…pongo.

Estándar

“El desapego es la habilidad de transformarse en nada para convertirnos en ese todo inicial y final de la existencia”

I.C.

I

MUDANZA O VIAJE? Que placer es abrirte y saber que no me olvide ,nuevamente el cepillo de dientes y que no se derramó el champú y los cables conectores están todos.

Y allí sobre la cama, como descansando del stress, su majestad la valija, abierta como una sonrisa plena, se vuelve a reír de las desventuras de armarla.

Aquellos que amamos el nomadismo, armar una valija es todo un proceso, nunca un suceso, pone a prueba atributos cognitivos únicos, como la contextualización, la memoria a corto mediano y largo plazo, la exploración visual, las texturas que se secan velozmente, las tres dimensiones , el peso y tantas otras, todo un entrenamiento de efectividad.

Primero: ¿Qué clima tendremos? Con esta información podemos acotar un virus que acecha un mal armado…..el famoso lo pongo por si acaso que traga espacio y genera el tan displacentero peso y también genera una posible catástrofe…la rotura de las rueditas que te convertirán en un maldecidor serial. #exploralo.

Tener en cuenta que la mejor campera es la que podemos evitar llevar.

Segundo:  ¿Cuantos días ? y aquí aparece la primera contradicción,  un viaje largo necesita proporcionalmente menos elementos que un viaje corto, pues lavar/hacer lavar la ropa es una acción fundamental y si de eso se  trata, incorporar ropa que se seque veloz es una elección inteligente y además que la plancha no haga falta, por eso el lino es un amigo inseparable de los viajantes ya que arrugado igual estas bien. #exploralo.

Tercero  ¿Para que vamos allí?  Focalizarse específicamente a lo que vamos, y desmantelar el …pero también, que hace que llevemos cosas por lo posible más que por lo que realmente generando un viaje. Hay cosas que jamás salen de la valija, ellas hablan de la inefectividad. #exploralo.

Y allí me lanzo a poner lo que prepare, en la cama para poder ver bien las combinaciones máximas posibles con los mínimas piezas, rellenando zapatos para ocupar el aire, haciendo sushi con las texturas blandas, cuidando que estén abotonadas las camisas, sellando los líquidos   para evitar derramamientos letales, en el fondo lo más pesado, en el medio lo más frágil, y arriba aquello posible a necesitar urgente, en las esquinas, lo pequeño ya que allí siempre milagrosamente hay lugar para algo más, que seria de una valija si no tuviera esquinas? #exploralo.

Los zapatos la planta siempre apuntando hacia los costados, aunque estén envueltos Como así también libros en los márgenes o hacia arriba ofician armadura ante la cordialidad de los estibadores que se ensañan en los revoleos.

Tambien aprendi  a no viajar con valijas de marca pues son las primeras que seducen a ser robadas, es más mis valijas siempre tiene algo deteriorado y nunca se fue con otros. #exploralo.

Armar una valija efectiva es directamente proporcional a tu conexión con el desapego, mientras más necesitas peor armas tu valija y ni que hablar el sumun del sumun de un nómada, ir con una valija para dejar todo y volver inclusive…. sin valija.

Aprendiendo a saber que somos lo que no necesitamos. #exploralo.

¿Cuánto pesa tu inseguridad?