Dia del sobreviviente?

Estándar

“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.”

Antonio Machado

 

Ya el calor santiagueño se convierte en dueño absoluto del calendario. El sol muy temprano, hace que vuelva a dormir bajo techo, ya que la ingeniería de mi madre de poner dos palos de escoba verticales, en el extremo de la cama, oficiando de soporte para una colcha “haciendo sombra futura” y de esa manera poder dormir un rato más, ya cumplió el tiempo de gracia pues el sol golpea a pleno.1477332201124_656_369

Hoy será diferente pues esta noche, no dormiremos al aire libre, hoy pasaremos la noche en el cementerio. Hoy es 1 de noviembre el esperado dia de los muertos y en mi pueblo, se sale a poner velas en las tumbas de los que ya no están, pero sobreviven.

Todos esperamos este dia como ese acontecimiento diferente, totalmente diferente y entre mis amigos , planeamos  juntarnos en la zona de la cruz mayor, para jugar a las escondidas o a lo que salga.

Jugar en un cementerio es solamente un privilegio de niños especiales en lugares especiales. La oscuridad alumbrada da posibilidades de descubrir en la sombra, los movimientos lentos , ocultos y no tanto.

Ya bajamos del rastrojero y mis piernas se ponen ansiosas por empezar el anual raid de visitas , juegos y comidas.

Antes de entrar unas empanadas de doña Antonia, que se trasladó del viejo mercado, por esta noche solamente. Ella en impecable papel , te las da envueltas, para que no te ensucies y te puedas limpiar la boca, no hace falta que le digan que le compramos, mi madre, confía en ella, ya muchos años nos viene alimentando en esta suerte de restaurante étnico permanente. También una botellita de la gaseosa local antiimperialista Secco, acompaña el combo de santiagueñidad.

h27_20945353_500Mi padre comprando 2 cajas de velas golondrinas, esas que viene en atados de 4 y por cada caja 20 atados o sea cientos de velas, para poner a cientos de tumbas, lo más curioso es que mi familia no tiene a nadie enterrado aquí. Pero la sentencia de mi padre de todos los años es la misma.

-Me enferma que no hayan venido los hijos de Gómez- o Tan buena madre que fue doña Josefa y mira ningún familiar le puso una vela siquiera- y así sucesivamente.

-Vamos a ponerle velas a todos lo que no tengan reconozcámoslo o no- Ordenaba mi padre.

Y de esa manera empezaba el raid justiciero de mi familia , alumbrando a los olvidados. Una experiencia única de reparación histórica verdadera.

Ya la noche está cerrada y mi pueblo viviendo el misterio de la velada nocturna en el cementerio.

La cruz mayor  comunitaria está iluminada a pleno, allí se ponen velas por los difuntos que no están enterrados allí , sería como mandar una luz a distancia.

Mis ojos que todo lo quieren capturar, buscan los gestos de cada uno y me imagino a quien está rindiendo recuerdo.

La zona está repleta de cebo, que se desparrama armando raras figuras regordetas en la tierra que todo lo vuelve polvo, es como si las velas quisieran entrar en las entrañas de la mortaja tierra

Busco el monumento de Lilianita,  mi compañerita atropellada adelante mío, aquella amiguita y compañera de folclore accidentada, que me conecto por primera vez con la sensación del abandono inentendible. Esta su mama, que me abraza fuerte y llorando, siento que la está abrazando a ella y también empiezo a sentir mis lágrimas , mientras que las “golondrinas” quedan apretadas en mi mano como queriendo no dejarlas, para que Liliana vuelva, nos quedaron muchas fiestas patrias por bailar.h32_20951441

Mi padre ya encontró una familia amiga y está conversando de la vida y la muerte sentado en un panteón mientras fuma su enésimo Jockey club.

Mi madre sigue conversando con la mamá de Liliana, lo de siempre, que a los niños santos dios los lleva antes. Cada vez que escucho eso me autodiagnóstico y me conflictua entre ser muy bueno y morir o ser un poco travieso y seguir existiendo.

Este día de los muertos se piensa que será diferente, pues dos familias totalmente contrarias del pueblo, nuestros Montesco y Capuleto vernáculos tienen cuentas por saldar.  Las dos familias tienen carnicería y por ende son muy hábiles en el manejo de los cuchillos y desde siempre estuvieron peleándose, pero hace unos meses un Ibáñez mato a un Sosa y estos se las tienen jurada.descarga (1)

El panteón de los Sosa está muy concurrido y sale mucho llanto de allí , todos pasamos sin mirar con la vista, pero miramos con el cuerpo como queriendo estas más cercano de donde esta el acontecimiento del año.

 

De repente y como un malón de Sosas. salen gritando prometiendo venganza, van rumbo al panteón de los Ibáñez y nadie se quiere perder el capitulo.

Corremos de todos lados, los gritos generalizados, hay gente que se cae, velas que se apagan, botellas que se derraman, asientos que sirven de pedestales para ver mejor, todo toma una acción única.

Ya se trenzaron a trompadas varios de ellos y amenazan con gestos de sacar armas, mientras las mujeres de la familia gritan desaforadamente.

Aparecen inmediatamente la policía y con un tres tiros al aire, congelan toda la situación de una manera asombrosa. Siento mi corazón y mi mano tomando la de mi madre.

El jefe de policía Don “pelao” Martínez, con el revólver en la mano y con un solo grito poderoso dice:

-Basta , se acabó, cada uno vuelva a sus tumbas!!!!

Y todos en absoluto silencio cuál almas en pena, le hicimos caso. Y nadie se animó a reírse de semejante exhortación.

 

Y mi pueblo seguía siendo lo mejor que me paso.!!!

(Capítulo xx de mi próximo libro, “El ruido de las alas” )

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.