Dia del sobreviviente?

Estándar

“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.”

Antonio Machado

 

Ya el calor santiagueño se convierte en dueño absoluto del calendario. El sol muy temprano, hace que vuelva a dormir bajo techo, ya que la ingeniería de mi madre de poner dos palos de escoba verticales, en el extremo de la cama, oficiando de soporte para una colcha “haciendo sombra futura” y de esa manera poder dormir un rato más, ya cumplió el tiempo de gracia pues el sol golpea a pleno.1477332201124_656_369

Hoy será diferente pues esta noche, no dormiremos al aire libre, hoy pasaremos la noche en el cementerio. Hoy es 1 de noviembre el esperado dia de los muertos y en mi pueblo, se sale a poner velas en las tumbas de los que ya no están, pero sobreviven.

Todos esperamos este dia como ese acontecimiento diferente, totalmente diferente y entre mis amigos , planeamos  juntarnos en la zona de la cruz mayor, para jugar a las escondidas o a lo que salga.

Jugar en un cementerio es solamente un privilegio de niños especiales en lugares especiales. La oscuridad alumbrada da posibilidades de descubrir en la sombra, los movimientos lentos , ocultos y no tanto.

Ya bajamos del rastrojero y mis piernas se ponen ansiosas por empezar el anual raid de visitas , juegos y comidas.

Antes de entrar unas empanadas de doña Antonia, que se trasladó del viejo mercado, por esta noche solamente. Ella en impecable papel , te las da envueltas, para que no te ensucies y te puedas limpiar la boca, no hace falta que le digan que le compramos, mi madre, confía en ella, ya muchos años nos viene alimentando en esta suerte de restaurante étnico permanente. También una botellita de la gaseosa local antiimperialista Secco, acompaña el combo de santiagueñidad.

h27_20945353_500Mi padre comprando 2 cajas de velas golondrinas, esas que viene en atados de 4 y por cada caja 20 atados o sea cientos de velas, para poner a cientos de tumbas, lo más curioso es que mi familia no tiene a nadie enterrado aquí. Pero la sentencia de mi padre de todos los años es la misma.

-Me enferma que no hayan venido los hijos de Gómez- o Tan buena madre que fue doña Josefa y mira ningún familiar le puso una vela siquiera- y así sucesivamente.

-Vamos a ponerle velas a todos lo que no tengan reconozcámoslo o no- Ordenaba mi padre.

Y de esa manera empezaba el raid justiciero de mi familia , alumbrando a los olvidados. Una experiencia única de reparación histórica verdadera.

Ya la noche está cerrada y mi pueblo viviendo el misterio de la velada nocturna en el cementerio.

La cruz mayor  comunitaria está iluminada a pleno, allí se ponen velas por los difuntos que no están enterrados allí , sería como mandar una luz a distancia.

Mis ojos que todo lo quieren capturar, buscan los gestos de cada uno y me imagino a quien está rindiendo recuerdo.

La zona está repleta de cebo, que se desparrama armando raras figuras regordetas en la tierra que todo lo vuelve polvo, es como si las velas quisieran entrar en las entrañas de la mortaja tierra

Busco el monumento de Lilianita,  mi compañerita atropellada adelante mío, aquella amiguita y compañera de folclore accidentada, que me conecto por primera vez con la sensación del abandono inentendible. Esta su mama, que me abraza fuerte y llorando, siento que la está abrazando a ella y también empiezo a sentir mis lágrimas , mientras que las “golondrinas” quedan apretadas en mi mano como queriendo no dejarlas, para que Liliana vuelva, nos quedaron muchas fiestas patrias por bailar.h32_20951441

Mi padre ya encontró una familia amiga y está conversando de la vida y la muerte sentado en un panteón mientras fuma su enésimo Jockey club.

Mi madre sigue conversando con la mamá de Liliana, lo de siempre, que a los niños santos dios los lleva antes. Cada vez que escucho eso me autodiagnóstico y me conflictua entre ser muy bueno y morir o ser un poco travieso y seguir existiendo.

Este día de los muertos se piensa que será diferente, pues dos familias totalmente contrarias del pueblo, nuestros Montesco y Capuleto vernáculos tienen cuentas por saldar.  Las dos familias tienen carnicería y por ende son muy hábiles en el manejo de los cuchillos y desde siempre estuvieron peleándose, pero hace unos meses un Ibáñez mato a un Sosa y estos se las tienen jurada.descarga (1)

El panteón de los Sosa está muy concurrido y sale mucho llanto de allí , todos pasamos sin mirar con la vista, pero miramos con el cuerpo como queriendo estas más cercano de donde esta el acontecimiento del año.

 

De repente y como un malón de Sosas. salen gritando prometiendo venganza, van rumbo al panteón de los Ibáñez y nadie se quiere perder el capitulo.

Corremos de todos lados, los gritos generalizados, hay gente que se cae, velas que se apagan, botellas que se derraman, asientos que sirven de pedestales para ver mejor, todo toma una acción única.

Ya se trenzaron a trompadas varios de ellos y amenazan con gestos de sacar armas, mientras las mujeres de la familia gritan desaforadamente.

Aparecen inmediatamente la policía y con un tres tiros al aire, congelan toda la situación de una manera asombrosa. Siento mi corazón y mi mano tomando la de mi madre.

El jefe de policía Don “pelao” Martínez, con el revólver en la mano y con un solo grito poderoso dice:

-Basta , se acabó, cada uno vuelva a sus tumbas!!!!

Y todos en absoluto silencio cuál almas en pena, le hicimos caso. Y nadie se animó a reírse de semejante exhortación.

 

Y mi pueblo seguía siendo lo mejor que me paso.!!!

(Capítulo xx de mi próximo libro, “El ruido de las alas” )

 

 

 

 

↑Poesía ↓Policía.

Estándar

“Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir”

José Saramago

 

Hay días que siento la inmensa necesidad de refugiarme en el poder sanador de la poesía ante tanta policía.

La noticia de la aparición con muerte, de la desaparición de otro ser en Argentina, me llena de angustia, impotencia y vulnerabilidad.

Para todos aquellos que nos duele el dolor y las preguntas no dejan de generar silencios ante la espera de la verdad  que es en vano. Pues no podemos capitalizar lo que sabemos para prevenir los uno más o las una más y que el NUNCA MAS se empecina en un permanente siempre más.

Comparto este poema, en el que me refugio hace tantos años… para no terminar enfermando.

 

              Por quién doblan las campanas

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?

¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?

¿Quién no presta oídos a una campana cuando por alguna muerte tañe?

¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.

Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.

Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,

Como si se tratara de un legendario monte, o de la casa solariega de uno de tus amigos o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta porque me encuentro unido a toda la humanidad;

Por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas;

doblan por ti.

John Donne 

 

¿Cuántas veces te mataron y seguis pensando que estás vivo? #exploralo.

 

 

 

Hagamos quilombo ?

Estándar

La conciencia del futuro no puede constituirse en la negación del pasado.

Garzón Céspedes

 

Salimos muy temprano desde la “madre de ciudades” rumbo a la comuna San Félix 170 kilómetros al noroeste provincial.

Meterse en la entrañas de Santiago es siempre una expedición a la nada que está llena de vacíos y repleta de sabiduría popular.

La camioneta traga distancia de paisajes ausentes de humanos y llenos de vida. La tierra que todo lo envuelve como un talco marrón, da la bienvenida hospitalaria como solo por estos lares ocurre, donde el paisaje áspero, se llena del trato de almas aterciopeladas, que comparten lo que tienen.

 

Estamos llegando a El Bobadal, donde un cartel invita a algo poco probable para los que pasan por aquí. El término aclaremos viene del “palo bobo” un arbusto del rio, que a su vez viene del antiguo español “guadal” ( aguada) y que a su vez proviene del árabe “wadi” (espacio arenoso que se convierte en barro), sin lugar a dudas estamos entrando en un lugar donde profundizar nos lleva a lo invisible, por esta zona, laten historias secretas que… gritan en silencio.

4013894

Aquí hacemos la primera parada de la travesía, pues nos espera Omar en la “casa museo” que homenajea al mítico COME ANCAS. Una indescriptible construcción que mete miedo. Si, estamos en el ombligo de la negritud africana más desconocida del país… por el momento.

Un cartel casero,  informa que estamos en territorio negro pero negro africano. Un candado oxidado sin posibilidad alguna de cerrar nada está alineado con el espíritu de lugar.IMG_0691

Omar no sale a recibirnos, con un gesto nos invita a entrar mientras se va secando sus manos en el pantalón, sus manos que se alistan para saludar con fuerza de hachador del monte.

Bienvenidos!!! A la casa del Come Ancas!!!

Entramos lentamente como quien entra a un lugar sagrado, caminando lento como para no despertar un mito. Y en una maratón conversacional, nos lanzamos a la aventura de la historia oral de un pueblo, que se escapó de los libros, como se habrán escapado de la opresión tantos protagonistas engrillados.

Resulta que aquí luego de la liberación de los negros, había un ente que le comía las ancas a los animales marcados, para que estos también estén libres de la opresión de los que quieren tener la posesión de todos, ese acontecimiento es un profundo acto de compartir la liberación hasta con los animales .

Mientras Omar cuenta, pienso lo de siempre, la autonomía es un acto que se puede ejercer en solitario pero la libertad es un acontecimiento en compañía, nunca se es libre solo.#exploralo.

Omar muestra un hierro antiquísimo, con el número 2, era el metal que al rojo vivo se le incrustaba a los oprimidos. Tomar en mis manos el instrumento me lleno de angustia.

IMG_0695

Omar habla de esclavos, no lo corrijo, pero debemos saber que no fueron esclavos fueron esclavizados y es hora que hagamos esta distinción ya que no es lo mismo.#exploralo

Me resuena el poema de Lucía Dominga Sanchez :

Ser afrodescendiente

Llegaron porque los trajeron,

de prepo nomás,

arrancados de sus pagos.

Se afincaron como pudieron,

se quedaron y siguieron,

se callaron hasta mimetizarse.

Pero… Dicen que África sigue al negr@

a donde vaya,

Mamá África,

se rehace en cada célula

y se reproduce para no morir.

Así, generaciones tras generaciones

denotan su paso,

a pesar del blanqueamiento.

El silencio fue y se transformó,

en un grito ahogado,

hasta que al liberarse pueda decir:

Aquí nos trajeron,

Aquí nos quedamos

Y ahora aquí estamos

Luchando por nuestros derechos.

 

El perverso mecanismo de la invisibilización deliberada a los afrodescendientes es la victoria de las fuerzas hegemónicas de turno.

Y de eso se trata de visibilizar a estos “invisibles”, y cómo lo podríamos hacer? me pregunto.

Y para hacerlo alineadamente nada mejor que hacer un buen quilombo!!!

Quilombo: def. concentración de negros esclavizados en proceso de rebeldía/fugitivos que se emancipaban insurgentemente.

El quilombo es una constelación de acciones y protestas reivindicatorias al derecho a ser libres.

Mientras Omar sigue enseñando el lugar, ya tengo en mi interior concretado el próximo operativo trascendental: LOS INVISIBLES, que es dar visibilidad a lo negado, escondido y censurado, hacer que el silencio grite como un bebé recién parido. Recordar que la obscuridad no se combate, se ilumina. #exploralo

Nos vamos rumbo a la historia de Julian y Felipa los primeros esclavizados liberados, los Adán y Eva de la África Santiagueña en San Felix, único lugar de Afrodescendientes absolutos en Argentina.………continuará. #explora.

 

 

 

Estimad@s  damos como inaugurado la maratón de acciones  solidarias :

Los invisibles 2017-2018, el programa de difusión de lo tapado, lo negado, lo oculto, anótate para ser voluntario protagonista de las expediciones, estudios y campañas. #Programalosinvisibles para informacion escribir a :

liderazgoymentoria@gmail.com 

 

“Todos somos africanos, todos somos inmigrantes, todos somos iguales”.

Juan Ferreras

 

Ejército de gatos.

Estándar

No me digas que la naturaleza no es un milagro. No me digas que el mundo no es un maravilloso cuento. Quien no lo haya entendido, tal vez no lo haga hasta el momento en que el cuento esté a punto de acabar.

Jostein Gaarder.

 

Estoy nada más ni nada menos que mirando el río que desde mi secundaria añore conocer, el mítico Neva, que atraviesa más de 400 puentes y  acaricia a una ciudad emblemática Rusa …la imperial San Petersburgo.

HermitageAcrossNeva

El Neva congelado, oficia como una bandeja de nacar, donde se presenta el majestuoso Museo Hermitage, con sus millones de obras y tesoros culturales en sus 6 edificios. Aquí desde Da Vinci al El Greco pasando por Goya o Rembrandt, de a cientos y cientos roban exclamaciones.  Solo saber que hay más de 3 MILLONES de obras ya agota, y eso que solo están expuestos un 3 % de lo que realmente hay.

IMG_1081

Mientras recorro con Dimitri un experto en arte y Dr en Museología Hermitage, le pregunto acerca de lo más curioso del museo y me dice:

Tovarich (compañero) Isra, aquí todo es grande y en cantidad pero si se refiere a algo diferente, es sin lugar a dudas, el ejército de gatos guardianes del museo.-

-Queeeeee ?- le pregunto con un grito de absoluta incredulidad y en ese mismo segundo todo pasó a un segundo plano.

-Si Isra, debes saber que los rusos adoramos a los gatos si hasta Pushkin escribió sobre ellos.-

-Esto de los ‘koshechki’  y ‘kotiki’ (gatitas y gatitos), empezó con el Zar Pedro I fundador de la ciudad,trajo desde Holanda un gato y luego la emperatriz Isabel I hasta hizo un decreto para conseguir los mejores gatos, hábiles en cazar ratones y fue Catalina la grande, que fundó el Hermitage y le dio a los gatos la categoría de “Custodios de  tesoros artísticos “.-

-Dimitri me estás hablando en serio?-

-Jajaja Isra sí, por supuesto, no se sabe cuántos realmente hay pero unos 70 están fichados , con documento, foto y numero.-

-Mira allí, -señala con su mano interminable-  está uno de los carteles para tener cuidado en la circulación y no hacerles daño a los KOT (gatos), pues tenemos que cuidarlos para que cuiden en los depósitos la cantidad de obras que pueden ser comidas por los asquerosos ratones. Explica con una pasión bolchevique.- 

Cada vez se pone mejor la historia….. y ya empiezo a focalizarme en los gatos, que sin estar por todos lados los veo asomarse y Dimitri me empieza a mostrar fotos y pinturas de su carpeta especial, que me la devoro con asombro de niño.

-Isra, los gatos sobrevivieron a todos los procesos rusos, desde la primera guerra, la revolución bolchevique y la guerra civil, pero al llegar el sitio a la ciudad, cuando estuvimos 900 días bloqueados y la hambruna nos sacudió a todos. ¿Los gatos? bueno ….los gatos desaparecieron.-Me lo cuenta con una sonrisa culpógena.-

Después de eso volvieron a nacer gatos.

-Isra , deberías venir el 28 de Marzo, pues es la gran fiesta del Dia del gato Hermitage.- Me cuenta como si fuera la fiesta de un santo, mientras que mi asombro se asombra de mi asombro.

-También hay web  y  un circuito de adopción, pues adoptar uno de aquí es cómo tener una obra de arte móvil , te quieres llevar uno? –

También se realizó con el eximio artista plástico Uzbeco Eldar Zakirov, una colección de retratos de ellos, con indumentaria de época y de los personajes de la corte, aquellos uniformes, que estaban arrumbados en los depósitos y fue una excelente idea, asociar a los guardianes del museo, enfundados en los trajes que ellos a su vez cuidan.1471542677

Mientras me muestra la belleza del ingenioso trabajo. Un homenaje merecido y solo posible en la Rusia increíble y tan poca conocida #exploralo.

Entretanto, recuerdo a mi querido gato bautizado Milton,  en homenaje al hipnotizador  Dr Milton Erikson. Cada uno pone el nombre que quiere y el gato responde… si quiere. #exploralo.

Seguimos caminando, por el imponente Hermitage y en mi imaginación, me veo custodiado por un ejército de gatos, a la altura de los mega números del museo, que con sus 90.000 metros cuadrados, 350 salas, más de 700 empleados, 70.000 obras expuestas, con sus 3.000.000  millones de visitantes y sus 70 gatos con pasaporte, muestran que el arte tiene la libertad de los gatos. #exploralo.

¿ Qué no esperaste encontrar en un lugar y te asombro? #exploralo.

 

 

Guitarra colorada.

Estándar

La aventura podrá ser loca,

pero el aventurero, para llevarla a cabo, ha de ser cuerdo.

Gilbert Chesterton

Durante las temporadas termeñas, desde Semana Santa hasta el Día del Estudiante, recalaban en el negocio de mis padres innumerables “hablantes raros” que dialogaban continuamente con mi papá.

Ante mis preguntas, me informaron que eso era “idish”. La noticia trajo nuevos interrogantes a dilucidar: ¿qué era idish?, ¿por qué hablaban ellos así, si existe el español? Esos sonidos me atraían de sobremanera y dos palabras, Bobe y Zeide, iniciaban el inventario de mi incipiente cultura políglota.IMG_1012

Uno de esos raros parlantes era una señora. Su nombre era Sofía, y su apellido,  Mar. Sofía de Mar era una visita habitual, en las temporadas turísticas y con sus atuendos brillantes atraía la atención. Vestidos plateados y/o dorados, tanto a la noche como a la siesta, era una especie de Greta Garbo polaca paseando por Santiago del Estero.

No solo sus vestidos merecen especial descripción, también sus colgantes larguísimos, hasta el hombro, con grandes piedras preciosas que se repetían en el collar estático sobre la loza de su piel. Sus caricias con uñas pintadas de rojo remarcaban las cutículas de esmalte blanco. Esas manos rojas y blancas fingían caricias sobre mí, -“un compromiso”, diría-, ya que yo era el hijo de David.IMG_1011

Doña Sofía era la cantante judía que año tras año arribaba con sus discos en idish para alegrar a la paisanada compuesta por los raros parlantes. “Directamente del productor al consumidor y por esta única oportunidad a precio de costo”, ofrecía nuevamente el “long play”… del año pasado. En casa había como media docena de ellos y, ante el asombro de mi madre por la reiterada compra, mi papá decía: “Hay que ayudarla, pobrecita”.D_Q_NP_4149-MLA2780197164_062012-X

Además, Sofía solía amenizar los baños termales con recitales vespertinos en el club judío local, el Scholem Aleijem. Y se podía cantar en idish… Lo más asombroso era que todos entendían. Eso era cosa seria. Bailaban, reían y, obviamente, la señora era más simpática en idish que en castellano.

Durante esas tertulias la bebida oficial era “tei con limene” (té con limón). ¡Bravo!, ya eran cuatro las nuevas palabras en mi inventario y se masticaba strudel de manzanas, jamás un sándwich, ni una Coca Cola. A pesar de estas carencias, se desbordaba mi asombro ante aquella isla polaca rodeada por un mar santiagueño.Belkys251009

A los fines de solventar los gastos, se remataba alguna donación procedente de un paisano rico. Sucedía entonces que el ganador volvía a donarlo y un mismo regalo pasaba de temporada en temporada. Y de paso cañazo, doña Sofía aprovechaba para vender sus discos que nunca se acababan.

Debo agradecer a la luminosa Sofía la inspiración para mí travesura artística. Gracias a ella y a la media docena de discos, aprendí la fonética del conocido tema “Hava Naguila” que se mareaba en el combinado WINCO de mi hermana Olga, mientras lo fijaba en mis neuronas flamantes. Una vez preparado y asistido por la roja guitarra plástica sin cuerdas, me lancé al estrellato.

¿Por qué yo no y Sofía, sí?

Busqué el escenario propicio. No podía ser otro. El Hotel Los Pinos, al frente de mi casa, con su gran mayoría de huéspedes judíos me pareció el lugar adecuado. Con la complicidad de Saúl, el conserje y Julito el piletero, me instalé en el pilar de entrada y ¡a cantar se ha dicho! Surgió un “Hava Naguila” abarrotado de “eses” que asantiagueñaba un idish indescifrable. Por música, solo un rasgueo plástico acompañaba la memorable canción.

hqdefault

Los turistas no demoraron en rodearme entre el desconcierto y las risas. Uno sacó una moneda y la depositó en la boca del incompleto instrumento. El objetivo era cantar por las legendarias monedas de 5, 10 y 25 centavos. Lo que iba recaudando me demostraba que cantando podía lograr mis ambiciones. Esta idea comenzaba a fascinarme, al mismo tiempo que la preocupación también lo hacía, pues no había previsto un repertorio extenso y, a menos que pidieran bis, el show terminaría y con él… mis ganancias.

Mas no fue el limitado repertorio la causa de mi breve actuación, sino don David que pasaba por el frente y me clavaba sus ojos celestes -nunca los vi tan grandes- en un instante, Alejo, el empleado, vino a llevarme poco menos que de las orejas entre la risa y los aplausos de un auditorio asombrado.

Fue mi bautismo de fuego y, como si fuera poco, en el terreno de los raros parlantes.

 

¿Cuál fue tu atrevimiento que hasta hoy te sirve? #exploralo.

 

Capítulo XV de mi libro El ruido de las Alas de proxima aparicion.