DAS GRAS ?

Desciendo en la estación de el Principado de Mónaco,  solo acompañado por mis poquitos años y las muchas ganas para devorar al mundo. Momentos donde lo importante era llenarse las pupilas y cansar las piernas.

Solo me alcanza para estar unas horas por aquí , ya que hasta el aire se cobra caro. Compro una baguette, un fiambre elegido solo por el precio más bajo, una botella de agua y a caminar abriendo las pupilas y el alma. Mi objetivo….  conocer El CALIPSO, barco/helicóptero del oceanógrafo Jacques Cousteau aquel aventurero, que me  cautivaba en su serie , durante las meriendas de mate cocido y chipaco en mis pagos ausentes de mar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue un dia sumamente ajustado, entre el castillo de los Grimaldi, los cambios de guardia, la rivera monegasca y el emocionante Calipso, todo a contrarreloj para no perder el tren y seguir mi aventura mochilera.

El cansancio llego fuerte y es hora del  sacrosanto ritual del Sandwich, busco un espacio con sombra, la baguette abre la boca inmensa recibiendo al fiambre mas barato, que lo ubico dobladito para que parezca  abundante, nada de aderezo, lo aplasto con afecto evitando perder alguna miga. Me descalzo y me tiro plácidamente en el césped llamador de un  jardín, cruzó las piernas  y me dispongo al bocado esperado, cuando de repente una sinfonía de silbatos interrumpen mi hambre. Son los policías del principado. que a los gritos señalan que me retire inmediatamente. Les digo que no entiendo y por radio llaman a alguien, que en menos de un minuto aparece y con un español impecable, me me dice:

-Joven, retírese ya de este lugar. Este es el Jardín de rosales de la princesa Grace Kelly.

Agradezco la deferencia idiomática, envuelvo mi sándwich, dejando una puntita libre y empiezo a caminar rumbo a la estación, masticando la incomprensión de tamaño operativo por querer saciar mi auténtico hambre rodeado de  rosas implantadas en la alfombra verde.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

…………………………………………

Pasan los años y me dispongo a visitar la genial obra  EL BESO de Gustav klimt  en el castillo de Belvedere en Viena. El ensamble de fuerza, sexualidad y espiritualidad. Horas mirando tamaña belleza del erotismo, esos amantes flotando en un cielo dorado interminable, un amante vestido de cuadrículas estratégicas de ajedrez y una mujer vestida de círculos y flores. Un hombre que pierde la cabeza para besar  a ella y  ella arrodillada para mostrar la magnificencia del género que todo lo contiene. Y esos pieses clavados en el césped, descansando y conectada a la madre naturaleza. klimt-der-kuss_bg

Salgo del castillo, admirando la habilidad de klimt, me tiro debajo de un árbol a seguir disfrutando mientras escribo mis sensaciones, a lo lejos escuchó un silbato, y sigo redactando, mientras escucho que los pitidos se hacen más intensos y cercanos, hasta que de repente unos ojos desorbitados, que arrugan cejas en la ya arrugada frente que se escapa de la gorra impecable, pega un grito estruendoso.

-DAS GRAS!!!

Casi le contestó… de nada señor, cuando  de repente deduzco  que me decía EL CÉSPED en alemán.

Y nuevamente me tuve que exiliar de mi inocente nueva invasión a la monarquía.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde siempre me llamó la atención, como los jardines están de moda y la inmensa cantidad de gente los elige diría en forma automática, sin saber porqué y se “estaciono en los gustos”  como tantas otras cosas que la gente cree que elige y en definitiva lo hacen porque lo pusieron en su inconsciente y repiten sin saberlo.

Recientemente leyendo al recomendable Noah Harari devele el secreto de la “preferencia”  masiva por el césped.

Imaginense una tierra destinada a no producir y que a su vez hay que invertir en su cuidado, en la antigüedad no existía posibilidad alguna que en la puerta de la cueva exista un jardín, en el Acrópolis de atenas o en el Foro Romano, solo en la edad media y en Francia los jardines vienen a cumplir una función especial y única….mostrar AUTORIDAD, PODER y PRESTIGIO, cualidades rectoras del pensamiento burgués. De hecho cuando a los aristócratas estaban en la mala se los reconocía por la falta de MANTENIMIENTO a su trofeo clasista. Cuantas cosas que tenes que mantener son cuestiones para sostener tu autoridad, poder o prestigio? #exploralo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y hasta los deportes tomaron este tema para dar un status mayor, el football es un ejemplo puntual, antes se jugaba en tierra o arena y hoy hasta en los barrios más humildes sueñan con césped y sino con el sintético, tan falso como cualquier gusto que lo que persigue es más que placer por lo cosmético  que por lo auténtico.

Ya deberíamos llamar la dictadura del césped, el cultivo de mayor extensión en el mundo más que el maíz y el trigo. El negocio de una rentabilidad única y de una parafernalia de accesorios, desde bordeadora, maquinarias, tijeras, fertilizantes y de los más de 100 tipos de gramíneas.

Sería bueno explorar que nos gusta por herencia y que nos gusta por elección propia sin condicionantes de pertenencia de clase. Los gustos no son fruto del azar #exploralo.

Y  compruebo…la vida es un enigma, donde  no más de un 5 % de personas  inventan un juego, otros 5 % sabe jugar el juego, pero hay un 90 % que no tiene idea que se está jugando y que se los está jugando, con lo que no saben que no saben y para el colmo creen que eligen.

En fin me voy a comer un sándwich en un arenero, espero no me echen!!!!

Sos original o fotocopia?

Y vos que elegirias alternativamente?

Sos libre o tenes la cadena larga?

Hasta el próximo dominguero!!!

 


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s